El diputado del PP por Toledo y exsecretario general de AP entre 1986 y 1989, Arturo García-Tizón, ha respondido a las acusaciones del extesorero del PP, Luis Bárcenas, asegurando que en los 80 no había contabilidad oficial de los partidos, que carecían de recursos económicos y estaban "más tiesos que la mojama".

García-Tizón ha explicado que al poco tiempo de acceder a la Secretaría General, entre el año 1986 y 1987, echaron a Luis Bárcenas del partido, donde trabajaba como gerente, contratado por José Luis Sanchís. "Hicimos un acto de conciliación, se le pagó una cantidad y se fue y luego volvió, años después, con Rosendo Naseiro". "No había 'feeling' ninguno con él, no hablábamos, había falta de confianza y la relación era muy complicada", aclara.

El parlamentario ha respondido así a la acusación que hace Bárcenas, en su escrito de defensa ante el Juzgado Central de Instrucción número 5, donde afirma que "siendo presidente Antonio Hernández Mancha, secretario general, Arturo García-Tizón, y tesorero José Ramón del Río, el secretario general abrió una cuenta en el Banco de Fomento, en el cual se ingresaban donativos, disponiéndose de los fondos, sin integrar dicha cuenta en la contabilidad de Alianza Popular".

García-Tizón ha dejado claro que en aquella época "no había contabilidad oficial de los partidos", que "las contabilidades de las provincias no se integraban en la contabilidad general y que incluso las de las agrupaciones locales no lo hacían con las provinciales".

Publicidad

Fue una época, ha señalado el diputado 'popular', en la que "estábamos más tiesos que la mojama", no había "ni para pagar las nóminas". "Vivíamos como podíamos, con donativos que te daban los afiliados, con pólizas de crédito de los propios candidatos que avalaban con su propio patrimonio", ha añadido.

"La gente se manejaba como podía para financiarse"

Y sobre si abrió o no una cuenta en el banco de Fomento, el entonces secretario general ha señalado que tenían cuentas "en todos los sitios". "Recuerdo que parecía un pedigüeño, iba por todos los bancos para que nos dieran préstamos y líneas de crédito para hacer frente a las campañas". "Fraga también hacía de pedigüeño y lo hacían Felipe, Suárez y Cavero, que tuvo que liquidar lo de UCD".

"Era un calvario ir pidiendo préstamos porque estábamos tiesos como la mojama", ha exclamado, y ha explicado que en aquella época él fue a visitar a responsables del Banco Central, del Hispano, del Banesto y de otros bancos para pedir préstamos.

En este sentido, ha precisado que en los primeros años de la democracia, "en cada sitio, la gente se manejaba como podía para financiarse". "Nunca nos dieron grandes cantidades los donantes", ha explicado García-Tizón, quien ha añadido que en una ocasión les dieron mil pesetas y las "pincharon" en el tablón de anuncios a ver si había más gente que se animara a aportar.