Según ha tenido constancia periodicoclm.publico.es, el actual presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha presentado su renuncia a su condición de senador en representación de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha.

Esta renuncia fue aprobada en la última sesión de la Mesa de las Cortes de Castilla-La Mancha del pasado 9 de julio, según publica el Boletín Oficial del Parlamento autonómico.

Esta noticia no ha sido para nada una sorpresa, ya que el líder de los socialistas castellano-manchegos fue siempre muy duro con la doble condición de secretaria general y presidenta por parte de María Dolores de Cospedal.

Incluso en algunas intervenciones públicas antes de las elecciones, Emiliano García-Page aseguró que en caso de ser Presidente de Castilla-La Mancha no tendría más responsabilidad que esa, pues siempre ha considerado que “esta región se merece un presidente las veinticuatro horas del día”.

Publicidad