Como consecuencia de los recortes aplicados en los años del gobierno del PP, la plantilla de  trabajadores de la educación regional, docentes y no docentes, con los que se afronta el nuevo curso escolar en Castilla-La Mancha “es similar al de años anteriores, es decir, escasa. Volvemos a las clases con déficit de personal y con alta precariedad”.

El número de docentes interinos que se incorporan mañana, día 1 de septiembre, a los centros educativos de Castilla-La Mancha asciende a 3.911, 621 más que en 2014; de los que 1.924 son de Infantil y Primaria (464 más que el año pasado) y 1.987 de Enseñanzas Medias (157 más que el año pasado).

Desde Comisiones Obreras, el secretario general de la Federación de Enseñanza en la región, Alfonso Gil, ha señalado que  “la precariedad y la baja calidad de muchos de los empleos sigue siendo muy alta. De las plazas adjudicadas a interinos, 1.154 (el 29,50%) lo son a tiempo parcial; 346 en Infantil y Primaria (el 17,98%) y 808 en Enseñanzas Medias (40,66)”.

La incorporación de interinos ha venido además marcada por los errores en la baremación en los que incurrió la anterior Administración; y cuya corrección ha alterado la lista de los 329 aprobados. Gil ha explicado que “hay personas que habían aprobado inicialmente y que al final han sido excluidas de las listas. Exigimos que se les mantenga el aprobado que se les reconoció. Si no es así, ponemos a su disposición nuestro asesoramiento sindical y jurídico”.

Publicidad

El sindicalista ha indicado que lo que sí valoran positivamente es que los maestros interinos se incorporen a los centros el 1 de septiembre en lugar de hacerlo el día en que se incorporan los alumnos, como se ha hecho en los últimos años y estaba previsto hacerlo este curso.

En el caso del personal no docente, con atención directa al alumnado o sin ella “es imprescindible acelerar la cobertura de vacantes y la creación de las plazas necesarias para que el día de la incorporación de los alumnos las plantillas de los centros estén completas”.

Solicitan la derogación de la LOMCE

Este nuevo curso “es el de la implantación generalizada de la LOMCE, y esperamos que también de su derogación”, subraya Gil.

Desde CCOO aseguran ser conscientes de que la LOMCE, como ley orgánica que es, y los decretos que la desarrollan, están en vigor, y las administraciones ya han dicho que se van a aplicar, aunque han explicado que siguen pidiendo su paralización y la apertura inmediata de negociaciones para conseguir una nueva ley que cuente con el apoyo de los distintos sectores de la comunidad educativa y del conjunto de la sociedad y que saque a la educación de la lucha partidista.

“Mientras esto no ocurra, creemos necesario hacer todo lo posible por minimizar los efectos de esta ley. Es urgente tomar medidas que devuelvan la democracia al funcionamiento de los centros y a la elección de los equipos directivos, que garanticen la formación en valores ciudadanos a todo el alumnado y que eviten el sesgo clasista de determinadas medias que pretenden excluir a los alumnos del sistema educativo”, ha asegurado Gil.

Mesa Sectorial, Mesa General y Presupuestos

Ante esta situación, el sindicato ha reclamado “que se hagan realidad cuanto antes los anunciados compromisos de negociación hechos por el Gobierno de García-Page”.

Aun así dicen que valoran “positivamente” los anuncios de negociación manifestados por el nuevo Gobierno, por lo que han solicitado que se abran ya negociaciones en los diferentes ámbitos para hacer realidad la recuperación de derechos y la mejora de la calidad y la equidad del servicio público educativo.

Finalmente, Gil ha señalado que “consideramos muy importante la negociación de los presupuestos de 2016. En ellos debe recogerse, entre otras cosas, un incremento de los presupuestos dedicados a educación que vayan aumentando el porcentaje del PIB para ir acercándolo al 7%”.