La misma semana que Podemos va a llevar a las Cortes de Castilla-La Mancha su propuesta para retirar los privilegios a los altos cargos y expresidentes de la región, García-Page ha desvelado que José Bono le comunicó por escrito "hace meses, incluso antes de que se constituyera esta legislatura" su renuncia a los privilegios que por ley le correspondían por su cargo y que ha sido él mismo el que ha optado por hablar de esta cuestión en la modificación de la Ley del Gobierno y del Consejo Consultivo "por consenso".

Así ha respondido el presidente castellano-manchego a las preguntas de los asistentes de un desayuno informativo en el que le pedían explicaciones sobre la postura que tomarían los socialistas con respecto a la propuesta para suprimir esos privilegios que ha presentado Podemos y que apoya el PP.

Publicidad

El presidente regional, que ha dicho que sobre este asunto es "muy fácil hacer demagogia", ha asegurado que está dispuesto a hablar del estatuto de los presidentes, de los parlamentarios y de los grupos, pero no ve bien cómo lo han planteado tanto el PP, a su juicio por "rencor" ni Podemos, "por populismo".

García-Page, que ha insistido en que quitar "todo tipo de prebendas" se ha de acordar por "consenso", ha dicho que va a tramitar esa solicitud porque "Bono quiere dejar muy clarito que no quiere tener ningún tipo de situación privilegiada". "Pero tengo la obligación de mantener la seriedad en el debate político", ha reiterado.

"Tener un teléfono o un cuartucho no tiene ninguna trascendencia, pero en el tema de seguridad me someteré a los planteamientos del Ministerio del Interior porque es mi responsabilidad velar por mis antecesores, incluida Cospedal", ha terminado.