Un informe elaborado por el servicio de Arquitectura y Obras del Ayuntamiento de Ciudad Real, cuyo contenido ha sido desvelado por Ganemos, ha detectado el desvío de 70.000€ de dinero público en las obras de construcción y mejora de las instalaciones municipales de la Protectora de Animales.

Así lo ha denunciado el concejal ciudadrealeño de esta formación, Javier Heredia, que además ha señalado que “pese a que las obras fueron certificadas, este estudio demuestra que las certificaciones fueron falsificadas y que buena parte del proyecto nunca llegó a realizarse”.

Cabe destacar que este hecho fue denunciado en su momento por el Jefe de Servicio de Medio Ambiente, quién elaboró un informe señalando lo ocurrido, que fue reiteradamente ignorado por la entonces alcaldesa, Rosa Romero, y por la concejala responsable del área de Medio Amiente y Sostenibilidad, Rosario Roncero, las cuales lejos de investigar lo ocurrido apartaron al funcionario de la jefatura de servicio y le obligaron a abstenerse del procedimiento abierto vulnerando sus derechos como funcionario y ciudadano.

En este sentido, Heredia ha afirmado que “este comportamiento demuestra que Romero  y su equipo sabían perfectamente lo que estaba pasando e intentaron obstaculizar la investigación que pretendía realizar Saturnino Camacho, ocultando el caso de la Protectora a los ojos de la opinión pública”.

Publicidad

Además, el edil de Ganemos ha anunciado que pedirá a fiscalía la reapertura del caso, a su vez que solicitará al equipo de gobierno socialista que el consistorio se persone en la causa, porque en su opinión “no sólo han desaparecido 70.000 euros que eran de todos, sino que el servicio municipal de la protectora ha visto mermada su calidad a consecuencia de la mala ejecución de una obra que era de toda la ciudadanía”.

Para finalizar, Heredia ha asegurado que “esta vez el Partido Popular no puede ignorar a la opinión pública y debe asumir su responsabilidad”, y añadía a la petición de dimisión de Rosa Romero, una exigencia de explicaciones sobre lo ocurrido, incluyendo en esta a Pedro Martín, exconcejal de Urbanismo, “que nunca investigó lo ocurrido”.