Al no formar parte del Senado, ya no goza de la condición de aforada. Este ha sido el motivo por el que la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha declarado su falta de competencia respecto a la investigación que realizaba contra la exsenadora del PP y alcaldesa de Corral de Almaguer, Juliana Fernández Cueva, por un presunto delito de prevaricación administrativa relacionado con la retirada de multas de tráfico a personas afines. Concretamente, el alto tribunal ha devuelto la causa al juzgado de Quintanar de la Orden (Toledo) para que se continúe allí la investigación del asunto.

Según la denuncia que interpuso en su día un particular, la regidora retiró varias multas que había puesto la policía local de Corral de Almaguer a determinadas personas de su entorno familiar, amigos o con las que tenía afinidad política. De este modo evitaba que estas personas perdieran puntos de carné.

Publicidad

Estos hechos llevaron a la Fiscalía a querellarse contra la alcaldesa y su teniente de alcalde, al considerar que maniobraron para favorecer a los sancionados "en clara contravención de lo legalmente establecido", al proponer el teniente de alcalde a su jefa la estimación de las alegaciones formuladas en un total de cuatro expedientes, lo que produjo la pérdida de efecto de las sanciones que se les habían impuesto en materia de seguridad vial.

“No he hecho nada”

Al término de su declaración ante el magistrado del Supremo José Manuel Maza, el pasado 19 de octubre, la entonces aún senadora manifestó que no había hecho nada y que quería que todo se aclarara porque lleva un año siendo "juzgada" por los medios de comunicación. "No he hecho nada, y como no he hecho nada, lo que quiero es que esto pase, porque he sido juzgada por los medios durante un año ya", manifestó.

Además, a las puertas del tribunal la conservadora recordó que ha "renunciado" a su condición de senadora al venir voluntariamente a declarar y defender su inocencia.