“Una propuesta para avanzar”. Así ha definido David Llorente, diputado del Grupo Parlamentario de Podemos la Proposición de Ley que ha llegado este lunes la formación morada a las Cortes para la modificar la actual Ley de Prevención de Malos Tratos, que data de 2001 y limita los casos de violencia machista al ámbito de la pareja o expareja.

El diputado de la formación morada explicó en rueda de prensa que “se deben visibilizar todas las violencias machistas”, muchas de las cuales pasan desapercibidas “bajo toda la atención mediática que se concentra en las víctimas mortales”. Es por ello que en la propuesta de la formación de Pablo Iglesias se añaden nuevos casos de violencia machista como la trata con fines de explotación sexual, la mutilación genital o el acoso sexual en diversos entornos, como el laboral.

Publicidad

David Llorente ha explicado que esta modificación de la Ley, además de hacerse con motivo del Día Internacional de La Mujer, surge de la necesidad de actualizar la normativa vigente a los acuerdos internacionales que España ha suscrito en este ámbito y que son de obligado cumplimiento, como el convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra la mujer y la violencia doméstica, conocido como Convenio de Estambul.

Llorente ha apuntado que esta modificación forma parte una iniciativa más amplia que su partido está llevando a cabo en todas las cámaras regionales, en el Congreso de los Diputados y el Senado, para actualizar las legislaciones estatales y autonómicas en materia de violencia machista en todas sus expresiones.

El portavoz del Grupo Parlamentario Podemos, para justificar la necesidad de este cambio, ha aludido a informes tanto del Ministerio del Interior como del de Sanidad que apuntan que en España se registra una violación cada ocho horas y que hay 17.000 niñas en riesgo de mutilación genital.

Para terminar, el diputado de Podemos hizo referencia a la manifestación contra la violencia de género que se realizó el pasado 7 de noviembre en Madrid, en la que se reclamaba al Estado cumplir los convenios internacionales en esta materia. "Estas reivindicaciones no pueden ser aplaudidas un día y olvidadas al día siguiente. Este 8 de marzo es una fecha idónea para abordar estas reclamaciones y seguir avanzando en su cumplimiento", ha concluido.