El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, ha vuelto a protagonizar una de las declaraciones más infames contra Emiliano García-Page. Pues bien, si hace algunos meses ya manifestó que el presidente autonómico era un “capo de la mafia”, ahora ha decidido superar aquella descalificación.

Concretamente, Gregorio ha criticado a García-Page por desvelar la operación contra una banda de ladrones de domicilios en Torrijos, lamentando además que esas afirmaciones se hicieran extensivas al alcalde de Torrijos, Anastasio Arevalillo.

"El presidente y el alcalde de Torrijos adelantaron algo que se estaba produciendo, lo que no es normal. Lo siento por el presidente. No tengo nada en contra suya, pero la lengua se la podía haber metido... perdón, la lengua tenía que haberla…  guardado", ha espetado.

Y, sobre ello, ha ampliado: "Si se hubiera escapado alguien en ese momento, ¿a quién llamamos la atención? No he querido entrar en esto, ni ningún día, pero era una operación abierta en ese momento y lo que tenemos es la máxima consideración a operaciones policiales de la Guardia Civil y la Policía Nacional porque el estamento judicial nos pide la máxima discreción", ha señalado.

Publicidad

Por tratarse de "operaciones sensibles" en las que "la seguridad de las personas es fundamental" y "todos tenemos que comprender", Gregorio ha subrayado que "nuestro presidente se equivocó" porque, ha remarcado, "si estamos intentando erradicar una banda criminal dejemos actuar a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, que son los que saben, y a quienes doy mi máximo apoyo".

Para finalizar, Gregorio ha omitido pronunciarse sobre el número de detenidos porque "siguen abiertas las diligencias y puede haber alguno más", al estar realizándose "operaciones paralelas", como la receptación de los robos, aunque si ha confirmado que "se van a aclarar muchísimos delitos en la comarca".