Luego sus palabras, cual rebuznos, fueron calando e hicieron resurgir las informaciones que me llegaron en su día, algunas de primera mano, sobre lo que ocurrió en Irak durante la estancia de las tropas españolas.

Ayudó mucho el vídeo que convirtió en viral Pérez-Reverte, en el que aparecen nuestros muchachos en la base Al Ándalus, en el sector de Nayaf, defendiéndose a tiros del ataque de insurgentes iraquíes.

No hay vídeos, que se sepa, de la multitud de ataques a las tropas españolas, ya fuese mediante francotiradores, granadas u otros medios. Especialmente duros fueron los últimos días de la ocupación, ya que conforme disminuían nuestros efectivos, más se envalentonaban los atacantes. ¿Alguien piensa que no se respondió a esos ataques? Puede que los nuestros tuviesen orden de no disparar, o de hacerlo como medida disuasoria para no causar bajas en el enemigo. Puede que no aparezcan esos disparos en los informes. Pero hubo tiros por parte de las tropas españolas en Irak, como demuestra el vídeo de la base Al Ándalus.

Decía Trillo que solo mandamos un buque  hospital y otro “de apoyo”, que España no estuvo “de combatiente”. Será que el exministro también gustaba de mandar buques de asalto anfibio como el Galicia y fragatas de la Clase Santa María como la Reina Sofía a comuniones y bautizos. Pues no, Federico, si mandas barcos a una guerra, estás en esa guerra. ¿Cómo hubieses explicado el hundimiento de uno, si desgraciadamente hubiese sucedido? ¿Hubiese sido solo un “lamentable accidente”, como el del Yak-42?

””LPD-Castilla-(L52) Gemela del Galicia y Fragata Reina Sofía

Supongo que el otro argumento de Trillo, como si de un trilero barato se tratase, es que la guerra fue entre el 20 de marzo y el 1 de mayo de 2003. Dicho de otra manera, que la guerra acabó en el mismo momento en que Bush declaró “Mission acomplished!” (¡Misión cumplida!). Siguiendo esa lógica desalmada, antes de acabar la guerra solo estábamos de palmeros, y después, por muchas balas y bombas que nos tirasen, ya no era una guerra.

Pretende Trillo que ignoremos el importante hecho de que el fiasco que fue toda aquella barbaridad diplomática, militar, humanitaria y estratégica, no acabó entonces, ni mucho menos.

Se lo podría explicar a las familias de los 11 militares y de los dos periodistas que fueron asesinados en Irak. Si no había guerra ¿qué hacían allí los nuestros, Federico, estaban de excursión?

En la vida política hay que tener mucho cuidado con lo que se hace y con lo que se dice. Es importantísimo que las dos cosas coincidan. Si te apuntaste a la foto, al despliegue y a la ocupación, te apuntaste a la guerra. Y si no lo reconoces, dice muy poco de ti y de tu partido. Claro que uno ya espera poca o ninguna honradez de cualquiera de los dos.