María Engracia Sánchez, concejala del PSOE de Ontígola, vuelve a ser la alcaldesa del este municipio toledano casi seis meses después de celebrarse una moción de censura que le arrebató la alcaldía. El pasado 10 de febrero la Agrupación de Electores Independientes AEIO, el Partido Popular y un concejal que fue expulsado de Ciudadanos llevaron a cabo esta moción en favor del ex alcalde independiente, José Gómez Ruiz.

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de Toledo ha anulado y deja sin efecto esta moción de censura “por haberse vulnerado el derecho fundamental de acceso a cargos públicos garantizado en el artículo 23 de la Constitución española, por lo cual ha de restablecer en el cargo de alcaldesa a María Engracia Sánchez con todos los efectos que correspondan”.

Publicidad

En la sentencia, el juez ha apreciado un supuesto transfuguismo por parte de José Antonio Fernández, quien firmó la moción de censura como concejal de Ciudadanos pero ya había sido expulsado de su formación cuando se llevó a cabo dicha moción, por ir en contra del criterio establecido por su partido y por no pagar las cuotas del mismo en los últimos seis meses. Además, también se ha demostrado que el edil obtuvo ventajas personales, ya que “en la fecha de la moción de censura estaba en el paro y después de la moción, fue nombrado segundo teniente de alcalde y asignándole la Concejalía de Empleo y unas retribuciones mensuales de 2.300 euros por su dedicación exclusiva” como así lo refleja la sentencia.

Pese a que, en su día, tanto los tres concejales del PSOE como el único concejal de Izquierda Unida advirtiesen de la ilegalidad de la votación de la moción, esta prosperó “incumpliéndose la Ley Orgánica 5/1985, con flagrante vulneración del derecho de los recurrentes a permanecer en los puestos públicos que ocupaban como alcaldesa y concejales de la Junta de Gobierno Local, con infracción de lo dispuesto en el artículo 23 de la Constitución” reza el fallo del juez.

La ahora ya alcaldesa de Ontígola, María Engracia Sánchez, ha afirmado que “se ha hecho un acto de justicia, el juez nos da la razón, ya que esa votación no debía haberse celebrado por no cumplir los requisitos para que tuviera validez”.

Sánchez se ha mostrado satisfecha, porque “al juez también le ha parecido sorprendente la actitud de la secretaria municipal, Carmen de la Cal Perelló, quien ha permitido con su informe complementario, dar legalidad a los requisitos de presentación de la moción de censura, pese a la expulsión un día antes del concejal”. Sobre esta actitud de la funcionaria, la alcaldesa ha revelado que poco después de la moción de censura, se le aumentó en 500 euros su sueldo por parte del equipo de gobierno.

Por todo ello, Engracia Sánchez ha asegurado que su agrupación exigirá que se depuren responsabilidades políticas de las personas implicadas “que nos han llevado a esta situación en forma de dimisión al menos de sus actores principales. Queda demostrado que los individuos que usurparon el Ayuntamiento de Ontígola solo buscaban su beneficio a cualquier precio, a sabiendas que la forma en que lo hacían derivaba en un coste directo e indirecto a este ayuntamiento y por tanto a todos y cada uno de sus habitantes”. Hoy mismo, la regidora está manteniendo reuniones con los abogados de su formación política “para seguir los procedimientos oportunos y empezar a trabajar", ha precisado.

Por su parte, Rubén Díaz, concejal de Izquierda Unida en el consistorio y el único apoyo con el que cuentan los socialistas, ha asegurado en relación a la sentencia conocida hace unos días que la moción de censura “se ejecutó para evitar la auditoría que debería esclarecer el porqué este municipio debe 4,5 millones de euros” y es que “tras la moción de censura, la secretaria vio incrementado en 500 euros mensuales su retribución, a pesar de que el argumento de dicho aumento fue puesto en cuestión por el Grupo Municipal de IU”.

“Ante la gravedad de los hechos acontecidos y probados, Izquierda Unida exige la dimisión de todos sus cargos públicos a José Antonio Fernández de la Torre, a Luis Miguel González Álvarez-Palencia, a José Gómez Ruiz, a María Vicenta Esparza Francés, a David Aguilar Blasco, y a Ángel Calderón García-Panadero; responsables todos ellos de los hechos acontecidos y que han supuesto un perjuicio político, social y económico aún por determinar en el Ayuntamiento de Ontígola” sentencia el concejal de IU, quien a la vez reclama “la inmediata dimisión de Carmen de la Cal Perelló, funcionaria sin cuya colaboración toda esta trama no hubiera sido posible”.

Del mismo modo, Díaz ha llamado a la reflexión al conjunto de la ciudadanía de Ontígola, especialmente a los votantes de esta formación política, para que “pongan en valor su voto, evitando reforzar a quienes incumplen la Ley de forma manifiesta y exijamos cuando menos que se asuman las correspondientes responsabilidades políticas, apartando del ejercicio de cargo público a las personas de ese partido responsables de dichas acciones”.