La Diputación de Toledo ha tenido que pagar un total de 3,5 millones de euros en concepto de indemnización por despidos nulos ejecutados durante el anterior mandado, presidido por el popular Arturo García Tizón.

En una rueda de prensa de balance del primer año de gestión del actual gobierno socialista al frente de la institución provincial, el presidente de la Diputación de Toledo, Álvaro Gutiérrez, ha denunciado que “la gestión de Tizón ha costado millones de euros a los toledanos”.

Según sus datos, solamente en la ejecución de sentencias por despidos nulos se han superado los 3,5 millones de euros, a lo que, ha lamentado, se debe sumar el coste del proyecto paralizado de Ciudad de Vascos.

En este sentido, ha recalcado que este proyecto lo paralizó el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, “que habló de desvío de poder y de una clara intencionalidad política con motivo de la cercanía de las elecciones de 2015”, y ha rechazado las palabras de García Tizón, que responsabilizó directamente a Gutiérrez de no seguir adelante con las visitas al yacimiento arqueológico, según dijo, por su incapacidad para llevarlo a cabo.

Publicidad

Además, Gutiérrez no ha descartado impulsar nuevas comisiones de investigación sobre la adquisición de reses bravas para la Finca El Borril y sobre Ciudad de Vascos, toda vez que este año se ha desarrollado la comisión de investigación sobre el uso de que se dio a los pisos de la calle Cardenal Cisneros.

Así, ha aseverado que “hay motivos” para desarrollar otras comisiones de investigación, aunque ha indicado que “a lo mejor” no hay más.

En cualquier caso, sí se continuará indagando sobre la adquisición de las reses bravas para la finca El Borril y, después de recordar que se ha abierto el proceso para vender mediante subasta estos animales, ha informado de que ya se han recibido propuestas por escrito para su compra.

En cuanto al proyecto de Ciudad de Vascos, Gutiérrez ha indicado que no sabe si habrá comisión de investigación o no, pero que en cualquier caso “es un disparate”, por lo que la Diputación trabaja para ver cómo “finaliza el expediente desde el punto de vista administrativo, económico y también jurídico”.

“No descartamos nada, ni nada es descartable, porque a medida que abrimos camino en la indagación, nos encontramos nuevos disparates y sorpresas”, ha denunciado Gutiérrez, que ha explicado que la institución provincial trabaja “para darle la mejor salida en beneficio del interés público”.

Gutiérrez también ha analizado el papel del resto de partidos políticos con presencia en la institución durante este año y ha agradecido “el diálogo, el consenso y las ganas de llegar a acuerdos” de los diputados de Ciudadanos y Ganemos IU, Antonio López y Jorge Vega, respectivamente, puesto que el PSOE gobierna en la institución provincial tras el apoyo de investidura de ambos diputados.

En cambio, ha lamentado que el PP ha trabajado con “absoluta deslealtad, en un intento de defender de una forma absolutamente errónea y lamentable la extraordinaria mala gestión de los últimos cuatro años”.

“Han hecho de la política un arma arrojadiza sin sentido para la defensa de proyectos incalificables y de una gestión lamentable”, ha acusado Gutiérrez a los populares, a quienes también ha afeado que denuncie que el actual gobierno de la Diputación realice un reparto partidista de las ayudas provinciales.

Gutiérrez ha criticado que, en el anterior mandato, “había una opacidad tan grande que hacían y deshacían a su antojo sin que nadie se enterara”, mientras que ha asegurado que, en la actualidad, “aplica criterios objetivos y el PP sabe cuáles son”.