El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha asegurado que las actividades previstas en los proyectos de explotación minera de tierras raras en el Campo de Montiel "son susceptibles de generar un impacto radiológico para los trabajadores, el público y el medio ambiente".

Así lo ha subrayado en un comunicado la Plataforma 'Sí a la Tierra Viva' tras analizar el alcance y contenido de los estudios de impacto ambiental de los proyectos mineros de extracción de monacita 'Matamulas','Rematamulas Fracción 1ª' y 'Rematamulas Fracción 2ª' que afectan a las localidades ciudadrealeñas de Torrenueva y Torre de Juan Abad, enclavadas en pleno Campo de Montiel.

Publicidad

Según la Plataforma, el CSN recalca que las actividades laborales asociadas a los proyectos presentados por Quantum Minería S.L. están sujetas a la aplicación de lo indicado en el título VII del Real Decreto 783/2001, de 6 de julio, por el que se aprueba el Reglamento sobre protección sanitaria contra radiaciones ionizantes, así es que “la empresa tiene la obligación de declarar este hecho ante el órgano competente de la Junta de Castilla-La Mancha y de llevar a cabo un estudio de riesgo radiológico para los trabajadores y para la población del entorno", aseveran.

De la misma manera, 'Sí a la Tierra Viva' advierte de que la normativa no se ha aplicado a los dos trabajadores que han estado separando la monacita de la tierra extraída en un local de Torrenueva, situado en el casco urbano, según ha denunciado en reiteradas ocasiones la Plataforma. “La empresa debería haber evaluado el riesgo radiológico para los trabajadores y para la población del entorno mientras que ha habido actividad en ese local, que fue clausurado por las denuncias del colectivo vecinal”, alegan.

Tras el pronunciamiento del CSN, 'Sí a la Tierra Viva' ha recordado que, en sus alegaciones, ya había alertado de este hecho y de la necesidad de determinar analíticamente el impacto de las partículas en suspensión que pudieran derivarse de la actividad extractiva realizada a cielo abierto.

Asimismo, aunque la empresa “intenta minimizar" la presencia de elementos radioactivos como el uranio y el torio en la monacita gris, la plataforma no tiene constancia de que "haya aportado dato alguno al respecto sobre el conjunto de la zona más allá de dos muestras individuales" que "en ningún caso permiten conocer el impacto real para la salud pública y el medio ambiente en la Comarca del Campo de Montiel", ha precisado.

Por último y ante esta situación, el colectivo vecinal ha estimado que el director general de Industria, José Luis Cabezas, debería dar explicaciones "al haber homologado de manera totalmente irresponsable" la minería de tierras raras a cielo abierto con una explotación de cantera sin impacto ambiental significativo, teniendo en cuenta que el pasado 19 de mayo las propias Cortes de Castilla-La Mancha aprobaron por mayoría absoluta una resolución que afirma textualmente que “el plan extractivo condiciona el modelo de desarrollo económico, social y ambiental de la zona afectada”.

Ecologistas pide un estudio meteorológico

Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha ha pedido a la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural que exija a la empresa Quantum Minería un estudio de la dispersión de la radiación provocada por la actividad minera de tierras raras que pretende a cabo en el Campo de Montiel.

La organización ecologista ha hecho esta petición tras conocer el informe del Consejo de Seguridad Nuclear. En un comunicado, los ecologistas consideran imprescindible realizar un estudio meteorológico que incorpore el régimen de vientos y un modelo de dispersión de contaminantes en el Estudio de Impacto Ambiental del promotor de la actividad minera para extraer monacita. El estudio, a juicio de la organización ecologista y de la Plataforma Sí a la Tierra Viva, es fundamental para "cuantificar el efecto de estas radiaciones sobre las poblaciones humanas, animales y vegetales del entorno".

El informe meteorológico, que suele incluirse en los estudios de impacto ambiental de proyectos con riesgo de contaminación atmosférica, debería contemplar el régimen de vientos y precipitaciones anuales contando con las series de los últimos años, y ser validado por la Agencia Estatal de Meteorología.