El presidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha afirmado hoy que él da "por vivo" el acuerdo con Podemos, pese al anuncio de ruptura de la formación morada, y ha asegurado que seguirá con su "hoja de ruta", que pasa por cumplir su programa electoral y el pacto de investidura.

"Tengo una convicción total y absoluta de que terminará la legislatura con acuerdo y cumpliendo con lo prometido, voy a cumplir el programa electoral y el acuerdo de investidura con Podemos, incluso sin Podemos", ha afirmado en declaraciones a los medios de comunicación.

Publicidad

El presidente regional ha dicho así mismo que Podemos tiene su "mano tendida" porque, ha advertido, "si los que dan por muerto el pacto no se hacen creyentes y lo resucitan va a haber muchos problemas para la gente que lo necesita".

Para ilustrarlo, ha apuntado que "será imposible avanzar en el rescate ciudadano o pactar una renta básica, laboral y productiva en Castilla-La Mancha", dos de las principales demandas del partido liderado por José García Molina en Castilla-La Mancha.

Como consecuencia del anuncio de ruptura del pacto, ha continuado García-Page, "el Gobierno de Castilla-La Mancha pone en suspenso todas las negociaciones con colectivos" hasta no tener "claro si va a haber presupuesto", para lo que el Ejecutivo autonómico necesita en el Parlamento autonómico los votos del PSOE y Podemos. 

Da por vivo el acuerdo con Podemos

Del mismo modo, ha manifestado que "no hay un tope" para aprobar las próximas cuentas generales de la Junta, pero ha aseverado que el presupuesto de 2016, en caso de prorrogarlo, "está pensando a prueba de rupturas y de Montoro y puede aguantar perfectamente". "Todo tiene arreglo en la vida", ha opinado García-Page, quien ha expuesto: "El pacto no lo he dado por muerto, lo doy por vivo, sigo con mi hoja de ruta y cada uno tendrá que demostrar lo que cumple. Los ciudadanos de esta región no se merecen vaivenes". Con ello, ha recordado que, tras la celebración de las elecciones autonómicas, en Castilla-La Mancha la única alternativa al Gobierno de María Dolores de Cospedal era un acuerdo del PSOE y Podemos.

Preguntado por los motivos por los que cree que la formación morada ha roto el pacto de investidura, el presidente regional ha respondido que "hay quien dice que hay división interna, que la mitad pide la dimisión a la otra mitad", aunque ha comentado entre risas: "No voy a entrar porque me interesan los dos, no me vale con uno". Además, ha cuestionado que la formación morada no haya pedido desde el pasado mes de febrero la reunión de la comisión de seguimiento del pacto.

No cree que Sánchez supiese de las intenciones de Molina

Page, así mismo, ha dicho que rechaza las voces que afirman que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, era conocedor de las intenciones de Podemos en la comunidad: "No me lo creo", ha afirmado y ha añadido que no se puede "quejar de la formas de Sánchez" respecto a él, aunque le gustaría "hablar con más frecuencia". Con ello, ha insistido en que quiere "seguir siendo presidente desde la libertad personal y con convicción de aplicar" su programa electoral, lo que ha afirmado que le lleva a "la moderación" para lo que necesita "mucho coraje".

"He pactado con los sindicatos después de escuchar críticas, también con los empresarios", ha puesto como ejemplo García-Page, quien ha subrayado que él sitúa los intereses de Castilla-La Mancha por encima de los de su partido. "Llevo algo más de un año de presidente de la región, estoy entregado en cuerpo y alma y lo voy a seguir haciendo con pasión", ha insistido el presidente autonómico y ha recalcado el "esfuerzo titánico" que está realizando el Gobierno regional, tras cuatro años de legislatura de Cospedal "dolorosísimos".

Pacto de Recuperación Social

A su juicio, en esta legislatura están "cumpliendo con todos los compromisos" y, por ello, ha asegurado Castilla-La Mancha volverá "a colocarse a la cabeza en dependencia, sanidad y educación", lo que ha dicho que "ya pasó con Bono y Barreda". En este sentido, ha avanzado que "antes de Navidad" el Gobierno firmará un Pacto de Recuperación Social, "una hoja de ruta determinante".

Por último, ha abogado por "actuar en la vida con mucha cabeza y con corazón" y ha advertido de que "el populismo tiene ese gran defecto" de dejarse "llevar por las entrañas mal entendidas", algo que ha considerado que "es mucho peor" en "el populismo orgánico" que "en el de la calle".