Centenares de agricultores y ganaderos de Castilla-la Mancha han salido hoy a la calle para reclamar los pagos de ayudas retrasados, más agua para la región, así como unos precios más justos para sus productos. Bajo el lema "Sin campo no hay vida" se han manifestado en las cinco capitales de provincia acudiendo a la convocatoria realizada por Asaja para protestar por la "insostenible" situación que atraviesa el campo. 

Han salido así a reclamar soluciones acompañados por decenas de tractores. Entre los principales problemas que denuncian se encuentran los daños causados por la fauna silvestre –especialmente la plaga de conejos-, las limitaciones al sistema productivo, la escasez de agua, la falta de un modelo de agricultura de cara al futuro de la PAC, así como la pésima gestión administrativas, la ausencia de transparencia en el funcionamiento de la cadena agroalimentaria, y reclaman mejoras para el sistema de seguros agrarios y un mayor presupuesto para la sanidad animal y vegetal.  

Publicidad

Cuestiones que ha destacado el presidente de Asaja CLM, Fernando Villena, que junto a más de 2.000 agricultores y ganaderos -según la organización- ha participado en la manifestación celebrada en Toledo, a la que se ha sumado una veintena de tractores.  

Por su parte el secretario general de Asaja CLM, José María Fresneda, recordaba desde Cuenca que las manifestaciones de hoy han sido solo el punto de partida, puesto que no están dispuestos a renunciar a este tipo de acciones hasta conseguir el cumplimiento de todos los puntos de sus tablas de reivindicaciones. "Allá donde exista el problema habrá actuaciones puntuales y reivindicativas y contundentes", aseguraba Fresneda, porque "el campo es la vida de nuestra gente". 

Tablas de reivindicaciones que en cada una de las provincias se han entregado en las correspondientes direcciones provinciales de Agricultura y Subdelegaciones del Gobierno, puesto que las medidas que piden atañen tanto al Gobierno regional como al nacional. Asimismo también han solicitado por escrito una reunión con el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, y con el delegado del Gobierno en Castilla-la Mancha, José Julián Gregorio, para tratar las demandas planteadas por la organización agraria y que afectan a sus competencias, con el fin de encontrar soluciones que palíen la que califican de "insostenible" situación. 

En la manifestación de Ciudad Real ha participado el presidente nacional de Asaja, Pedro Barato, quien ha reclamado un cambio en la política agraria regional. Ha demandado así al Ejecutivo regional más apoyo para los jóvenes agricultores, que garantice el acceso al agua y la modificación de las políticas ambientales que restringe el desarrollo de la agricultora en lugares como las zonas ZEPA. 

 

La Junta espera que el Gobierno central escuche a los agricultores 

Por su parte, desde el Ejecutivo regional, su portavoz, Nacho Hernando, ha manifestado su confianza en que el Gobierno central escuche a los agricultores que hoy se manifestaban en buena parte del país por la situación del campo en asuntos como la falta de agua o los pagos pendientes de la PAC. 

A preguntas de los periodistas, Hernando ha recordado que las movilizaciones no estaban convocadas únicamente en Castilla-La Mancha, sino también en otros lugares del país, como en Murcia.