Incapaces de entenderse y de ponerse de acuerdo para aprobar los presupuestos. Así es como el presidente de la patronal castellano-manchega, Ángel Nicolás, ve a PSOE, PP y Podemos, los cuales considera que "se lo tendrían que hacer mirar". 

Y es que para Nicolás resulta incomprensible que en un Parlamento "tan pequeño" como el castellano-manchego las tres formaciones políticas no sean capaces de sacar adelante las cuentas públicas, cuando ésta es "su misión principal". 

El también presidente de los empresarios toledanos no cree que tengan nada "más importante que hacer" que aprobar los presupuestos regionales, al tiempo que advertía que esta situación desde fuera se ve como una "incapacidad" de los políticos. 

Así se ha pronunciado Nicolás al ser preguntado por los periodistas durante la presentación del cupón de la ONCE conmemorativo del 40 aniversario de la Federación Empresarial Toledana (Fedeto), donde ha recordado que los empresarios coinciden con los sindicatos UGT y CCOO al considerar que "la última" opción tendría que ser el adelanto electoral por la no aprobación de las cuentas públicas. 

Publicidad

Mientras tanto, y a pesar de los mensajes como el de Nicolás que ya les llegan desde fuera del convento de Gilitos, los tres partidos mantienen sus posiciones de los últimos días. 

Desde el Gobierno regional y el PSOE se insiste en que el nuevo proyecto de presupuestos llegará a las Cortes en los próximos días. Sin negociación previa para no repetir los errores del pasado, incorporando las enmiendas aprobadas al anterior proyecto y con la esperanza puesta en unos presupuestos que permitirían desbloquear una situación que ya se arrastra desde hace demasiados meses. 

Por su parte desde Podemos, su secretario general y diputado autonómico José García Molina insiste en que sigue esperando una llamada de García-Page para negociar los presupuestos, algo para lo que asegura le va a encontrar "dispuesto". 

Una llamada que por el momento no tiene visos de que vaya a producirse, después de que hace unos días el propio Molina se descolgase con la amenaza de enmendar a la totalidad el proyecto de presupuestos del Gobierno de Page aún sin conocerlo. Un órdago que no sentó nada bien en las filas socialistas, que a la fuerza se van acostumbrando a los desafíos que llegan desde la dirección de la formación morada, aunque no parece que en esta ocasión vayan a dar su brazo a torcer. 

Desde el PSOE se insiste en una negociación con luz y taquígrafos, que sea en las Cortes donde se debata y cada uno exponga sus condiciones, con grabación y transmisión en directo, para que no haya lugar a dudas de los argumentos y términos de lo debatido y acordado, en caso de que algo se acuerde. 

Y mientras Molina espera la llamada que no llega, desde el Grupo Parlamentario Popular ponen a García-Page varias condiciones para que Castilla-La Mancha tenga presupuestos. Unas cuentas "negociadas", con ellos y no con Podemos, en las que se contemplen sus requisitos, a saber: una bajada de impuestos, el pago del incremento salarial pactado con los empleados públicos, un plan para reducir las listas de espera, apoyo a los agricultores y un plan especial de inversión para Talavera. 

Así entre las condiciones de unos y de otros el tiempo sigue corriendo y Castilla-La Mancha sigue sin presupuestos, y con una posibilidad cada vez más real de que haya que acudir a las urnas antes de tiempo. 

Una opción que el presidente del Gobierno castellano-manchego y secretario general de los socialistas va a analizar esta semana con la Ejecutiva regional, lo que ha hecho que acorte su agenda de este martes en Estrasburgo. Y es que tal y como están las cosas en este momento, dadas las posiciones manifestadas tanto desde Podemos como desde el Partido Popular, la probabilidad de que vuelvan a ser rechazados los presupuestos como en el mes de abril es muy alta, por lo que se hace necesario tener las cosas claras si hay que convocar elecciones. 

Desde la formación morada aseguran que es una decisión que está en manos de Page, y los populares le dicen que si las quiere convocar que "lo haga ya".