Numerosas localidades españolas viven estos días sus fiestas en las que siguen ocupando un papel destacado los espectáculos taurinos en los que se repiten crueles escenas de maltrato animal. Este es el caso de las grabadas el pasado 21 de julio por una afiliada del Partido Animalista (PACMA) en Cuenca, durante la becerrada en clase práctica celebrada con motivo de la presentación de la Feria de San Julián. 

Un evento gratuito que llenó el coso de la capital conquense y en el que, frente a los seis becerros de la ganadería de José Vázquez, se encontraban otros tantos novilleros, alumnos procedentes de las escuelas taurinas de Cuenca, Murcia, Málaga, Beziers y la Fundación 'El Juli'. 

Publicidad

'Espectáculo' en el que los becerros fueron apuntillados hasta cuatro veces antes de caer agonizantes en la arena. Imágenes que ahora ha difundido el Partido Animalista, y que se encuentran también en YouTube, que denuncian la crueldad en este tipo de festejos al tiempo que vuelven a reclamar la que han denominado Ley Cero, la Ley General de Bienestar y Protección de los Animales, que ya ha llegado al Congreso. 

Una ley que contempla el fin de todos los festejos taurinos y tradiciones crueles con los animales; el sacrificio cero de animales, para lo cual es imprescindible la prohibición de la venta de animales, el fomento de la esterilización y la adopción; y también el cierre de circos, zoológicos y delfinarios, para poner fin a la explotación y cautividad animal. 

Una grabación en la que se aprecia cómo son los alumnos los encargados de dar muerte al animal, teniendo que sufrir los becerros hasta cuatro estocadas fallidas e incontables descabellos. Una falta de experiencia que se traduce en un mayor sufrimiento del animal. 

Estocadas en lugares incorrectos que obligan a sacar la espada y al becerro a sufrir un nuevo intento de acabar con su vida. Duras imágenes en las que se aprecia al animal desorientado, que se tambalea hasta caer sobre la arena agonizante, entre los capotes de un grupo de novilleros, uno de los cuales procede al descabello con poco acierto dejando aún con un hilo de vida al animal, al que entre los silbidos del público le cortan las dos orejas. 

O cómo otro becerro, al que se le ha clavado ya el estoque, permanece durante varios minutos sangrando por la boca, resistiéndose a caer sobre la arena y con cuya vida terminan finalmente tras un doble descabello, al haber sido errado el primero. 

Animales pequeños, de menos de dos años, son expuestos a estas actuaciones que, si bien son legales, desde el Partido Animalista no dudan en condenar y reclamar su prohibición. 

En este contexto, PACMA encuentra en situaciones como ésta un motivo más para acudir a la manifestación programada para el próximo día 16 de septiembre en Madrid. La cita será a las cinco de la tarde en la Puerta del Sol, en la que se espera que la participación sea masiva para reclamar la abolición de los festejos taurinos y el maltrato animal.