TOLEDO.- El Tribunal Superior de Castilla-La Mancha (TSJCM) ha anulado el acuerdo del Consejo de Gobierno regional por el que se ampliaba la zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) Laguna del Hito hasta Villar de Cañas (Cuenca), ubicación elegida para construir el ATC de residuos nucleares. 

La sentencia del TSJCM, con fecha de este lunes, supone estimar el curso interpuesto por la Abogacía General del Estado y el Ayuntamiento de Villar de Cañas, contra el acuerdo del Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha adoptado en julio de 2015 que preveía ampliar la ZEPA hasta Villar de Cañas, lo que habría afectado a la construcción del proyectado Almacén Temporal Centralizado de residuos nucleares (ATC) en dicho municipio conquense. 

Publicidad

La sentencia, de 55 páginas y contra la que cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo en un plazo de treinta días desde su notificación, recoge en sus fundamentos de derecho que la Junta de Comunidades, a través de los actos impugnados, ha tratado de ”impedir o perturbar el ejercicio previo y legítimo de la competencia asumida por el Estado” en materia de residuos radiactivos. 

”No es conforme con el orden de distribución de competencias que una comunidad autónoma pretenda introducir importantes restricciones que hagan inoperativo el ejercicio de la competencia exclusiva del Estado, y ello lo lleve hasta el extremo de conllevar la paralización de la obra proyectada”, recoge la sentencia. 

Y todo ello, máxime cuando ”el Estado ha venido ejercitando dichas competencias de forma inmediata y previa, en contraposición a la Junta, que ha actuado arbitrariamente, en el sentido de adoptar posturas claramente antípodas en un breve intervalo de tiempo”.  

Sin embargo, reconoce la sentencia que el hecho de que el Estado pueda declarar el proyecto como de interés público de primer orden, ”no supone que la Administración estatal cuando ejerce sus propias competencias sustanciales sobre la proyección y construcción de la obra consistente en el almacenamiento nuclear y su centro tecnológico, no deba ser respetuosa con la normativa de protección ambiental”.  

De ahí que si la Comunidad Autónoma no estuviera entonces de acuerdo con la evaluación de impacto ambiental que le corresponde efectuar a la Administración estatal, pueda interponer el recurso contencioso administrativo contra la resolución que apruebe el proyecto, si lo considera pertinente. 

 A pesar de ello, entiende el Tribunal que ”lo que no cabe en ningún caso” es ”perseguir una finalidad subrepticia de obstrucción del ejercicio de la competencia estatal, amparándose en la apariencia de la necesidad de ampliación y conservación de espacios naturales, por muy loable que pueda resultar tal propósito”. 

Es desde esa perspectiva desde la que el TSJ declara la nulidad del íntegro contenido del decreto recurrido por el Estado y el Ayuntamiento de Villar de Cañas, al considerar que ”el verdadero propósito que encierran los acuerdos impugnados explica la extensión de la nulidad a la totalidad de los mismos, sin que pueda limitarse a una mera afección parcial”. 

DESCONTENTO EN LA PLATAFORMA CONTRA EL ATC 

Una sentencia ante la que ya han manifestado su descontento los miembros de la Plataforma contra el Cementerio Nuclear en Cuenca que estaban personados en la causa a través de Ecologistas en Acción-Cuenca, a pesar de lo cual siguen convencidas de que esta decisión ”no tendrá ningún efecto en la tramitación del ATC”. 

Consideran paradójico que el TSJ suspenda la ampliación de una ZEPA, motivado por la construcción de un almacén para los residuos nucleares, que ahora está paralizado. No obstante, insisten en que si el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez hubiera retirado el recurso, tal y como solicitó la Plataforma, ”la sentencia podría haber sido muy diferente”. 

A falta de un estudio en profundidad de la sentencia, consideran que el TSJ ha entendido que prima la gestión de los residuos nucleares sobre la protección de la zona, un argumento que ”pierde fuerza” ante un ATC ”a punto de ser historia”. 

Afirman que, independientemente de la repercusión sobre el futuro del cementerio nuclear, la ampliación de la ZEPA de El Hito habría sido ”una buena noticia para la población de la zona afectada”, que podrían beneficiarse de programas europeos y de un modelo de desarrollo sostenible, ”justo lo contrario de lo que representaba el cementerio nuclear”. 

Para la portavoz de la Plataforma y ganadera de Villares del Saz, María Andrés, ”la ZEPA del Hito, suponía una enorme tranquilad para toda la comarca y especialmente para los agricultores y ganadero que podíamos ver un futuro viable a nuestra forma de vida. Si ganamos el recurso, nos podremos beneficiar de ayudas europeas y nuestros productos se verán amparados por el prestigioso marchamo de la Red Natura 2000. Tenemos la voluntad de recurrir esta sentencia, pero dependerá de lo que nos diga nuestro abogado, que ha hecho un gran trabajo totalmente voluntario”. 

EL GOBIERNO DE PAGE SEGUIRÁ ”PELEANDO” 

Sentencia que el Gobierno de Castilla-La Mancha ya ha anunciado recurrirá en casación al Tribunal Supremo, al considerar que ”aún hay posibilidad de que prevalezcan los intereses medioambientales sobre los nucleares”. 

Así lo ha asegurado el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, quien apuntaba que desde el Ejecutivo se respeta la decisión del TSJ, como ”órgano soberano”. No obstante, se estudiará ”con detalle” la sentencia y, en cualquier caso, a partir de ahora, se ”recurrirá” la misma. 

Y es que desde el Ejecutivo de Emiliano García-Page se va a ”seguir peleando” en las instancias judiciales que sea posible ”por defender los intereses ambientales y por hacer prevalecer la protección del medio ambiente sobre los intereses nucleares”. Un espacio que ”tenía que haber estado protegido mucho antes”, advertía el consejero, al existir una instrucción de la Comisión Europea al respecto, por lo que ”tenemos la obligación de hacerlo”, al no haberse hecho ”nada” durante la legislatura pasada. 

El Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha aprobaba el 5 de octubre de 2016 la ampliación de la Zona Especial de Protección de Aves (ZEPA) de la Laguna del Hito (Cuenca), un área excepcional desde el punto de vista de la biodiversidad que además incluye hábitats únicos, con un ambiente estepario y zonas cerealistas. Se daba así luz verde definitiva a la iniciativa puesta en marcha catorce meses antes. 

BASURERO NUCLEAR PARALIZADO POR EL MINISTERIO 

A pesar de este revés judicial, el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural ha querido destacar también que se produce en un momento en el que el proyecto del ATC en Villar de Cañas está paralizado. 

“La propia ministra para la Transición Ecológica ha paralizado el proyecto de construcción del ATC en Villar de Cañas”, recordaba Martínez Arroyo, quien ha insistido en que “no se va a construir un basurero nuclear en la provincia de Cuenca, en Castilla-La Mancha”, recordando que en la localidad de Villar de Cañas “no existe un Plan de Ordenación del Municipio (POM) que permita la construcción de este cementerio nuclear”. 

Al respecto, ha dicho que desde el Ejecutivo se va a ”seguir trabajando para que en Castilla-La Mancha no haya un basurero nuclear y en eso tenemos, como estamos pudiendo comprobar, el apoyo del Gobierno Central”, destacando el compromiso del Gobierno que preside Emiliano García-Page con la protección del medio ambiente y la apuesta por un modelo energético sostenible, de energías renovables, “frente al Gobierno anterior en la Nación que apostaba por energías nucleares”. 

Así, ha mencionado que la decisión de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, de paralizar el proyecto de este basurero nuclear fue “muy bien recibida” por el Gobierno de Castilla-La Mancha ya que se trata de un proyecto que “nada bueno va a traer a Castilla-La Mancha y no va a aportar soluciones a las necesidades del territorio que requiere de necesidades sostenibles y de futuro”. 

Por su parte, desde la Plataforma contra el Cementerio Nuclear en Cuenca estudiarán si se unen al recurso de la Junta, puesto que tienen claro que ”la ZEPA es buena para la comarca de Villar de Cañas, aunque no tenga efecto alguno sobre el proyecto del ATC”.