TOLEDO.- El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado este viernes la autorización de un trasvase desde los embalses de Entrepeñas y Buendía a través del acueducto Tajo-Segura de 20 hectómetros cúbicos para el mes de julio de 2019.

La autorización, firmada por el secretario de Estado de Medio Ambiente del Ministerio para la Transición Ecológica, Hugo Morán, recoge que en la reunión de la Comisión Central de Explotación del acueducto quedó constatada una ”situación hidrológica excepcional” nivel 3 y que realizó una valoración técnica de las existencias en los embalses y su posible evolución en los próximos meses.

Se da continuidad así al acuerdo adoptado por la Comisión el pasado 4 de julio, cuando ni la situación de los embalses de cabecera por debajo del 25 por ciento de su capacidad, ni la pérdida de agua semana tras semana impedía que una vez más se propusiera una nueva derivación de 20 hectómetros cúbicos hacia el Levante a ejecutar durante este mes.

Un trasvase que, tal y como señalaban entonces, serviría para ”atender las necesidades hídricas de las cuencas receptoras”, según explicaba el Ministerio para la Transición Ecológica en un comunicado, aunque ello suponga llevar aún más al límite a la cabecera del Tajo.

Publicidad

Una decisión adoptada tras estudiar el informe de situación elaborado por el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (Cedex), en el cual se reflejaba cómo a 1 de julio el volumen embalsado en Entrepeñas y Buendía era de 624,2 hectómetros cúbicos.

Pese a ello el mismo día en que se proponía el trasvase, el embalse de Entrepeñas acumulaba 310,17 hectómetros cúbicos (38,16 por ciento de su capacidad), mientras que en Buendía se encuentra ya al 17,68 por ciento, con 301,47 hectómetros cúbicos de agua embalsada, sacando cada vez más a la luz ”restos del pasado” como las últimas torretas de electricidad afloradas ‑y de las que daba cuenta en su perfil de Twitter la Asociación de Municipios Ribereños‑ al bajar el nivel del agua.

Y es que en tan solo cuatro días, desde el 1 de julio hasta el jueves día 4, eran 13 hectómetros cúbicos menos los acumulados, aunque la decisión se adoptara tomando como referencia los datos a 1 de julio. Volumen aquel (624,2 hectómetros cúbicos) al que se restan los 20 hectómetros cúbicos que estaban pendientes aún de trasvasar, siendo así el volumen efectivo a tener en cuenta de 604,2 hectómetros cúbicos. Cifra considerablemente inferior a la referencia de 688 hectómetros cúbicos correspondiente al mes de julio y constatando así que el sistema se mantiene en situación hidrológica excepcional, nivel 3, en la que entró el pasado mes de mayo.

Informe de situación que formula, para este nivel, un método de aplicación de la regla de explotación que da como resultado, para el mes de julio, un trasvase de 20 hectómetros cúbicos, que es el que fielmente propone la Comisión.

Así lo señalaba el Gobierno central, que precisaba que las reglas de explotación del trasvase estipulan que en nivel 3 el Ministerio para la Transición Ecológica podrá autorizar un trasvase de forma discrecional pero motivada. Asimismo, señalaban que ”para integrar paulatinamente los criterios técnicos que objetivan y dan transparencia a estas decisiones, la Comisión Central pidió al Cedex ese criterio técnico para la aplicación de las reglas del trasvase cuando las reservas están en situación de excepcionalidad”.

Una situación excepcional que el informe del Cedex prevé se mantenga durante todo el trimestre, por lo que trasvasando un volumen mensual de 20 hectómetros cúbicos durante estos tres meses prevé que a finales de septiembre mantenga una reserva de 446,8 hectómetros cúbicos.

A fecha de hoy, los embalses de Entrepeñas y Buendía ya han rebajado la barrera de los 600 hectómetros cúbicos de agua almacenada, acumulando en concreto 595,97 hectómetros cúbicos, aún sin haberse enviado hacia levante los 20 hectómetros cúbicos autorizados para el mes de junio.

En cuanto a la cuenca del Segura, la autorización publicada en el BOE recoge que existe una situación de sequía declarada hasta el 30 de septiembre y que, a la vista de la situación hidrológica actual y de la información que aportan los indicadores de sequía y las previsiones que se manejan, será necesario prorrogar las medidas extraordinarias que suponen un trasvase mensual.

No obstante, queda reflejado que las reglas de explotación del trasvase aseguran que las demandas de la demarcación hidrográfica del Tajo están ”completamente atendidas”, mientras que la incidencia social y económica que supone la sequía en el Segura quedarán alivadas con el trasvase.

PAGE ESPERA REUNIRSE CON LA MINISTRA

Y mientras este nuevo trasvase se oficializaba con su publicación en el BOE, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, adelantaba este viernes que tiene previsto reunirse durante este mismo mes con la ministra para la Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, para ”centrar un acuerdo de agua importante”.

García-Page, que inauguraba la rehabilitación de 'Los Baños de la Reina', en el Real Balneario de Solán de Cabras, en la localidad conquense de Beteta, ha señalado que en ese encuentro con la ministra planteará ”un escenario a medio y largo plazo sobre la gestión del agua en España” y ha adelantado que esa gestión cambiará ”se quiera o no”, pues a su entender es inevitable debido al cambio climático.

”Tendrá que haber soluciones”, ha apuntado el presidente castellano-manchego, que ha confiado en que éstas sean lo más pactadas posible, pero que en cualquier caso vayan en la línea de aplicar la normativa europea, que regula los caudales ecológicos para los ríos, en este caso el Tajo, pues ha considerado que si las instituciones se ponen ”tan exigentes para tantas cosas, en materia de agua también se tendrá que cumplir” con la normativa.