CIUDAD REAL.- Se consuma la caída en desgracia del director de la residencia del ‘Wuhan de La Mancha’. En la noche del miércoles, el Pleno del Ayuntamiento de Tomelloso votó favorablemente y por unanimidad a la renuncia del que también fuera concejal del Partido Popular, José Manuel Sampedro Lara.

El director de ELDER ya había hecho pública su decisión semanas atrás y así lo había trasladado a la Corporación, tras la publicación por PeriódicoCLM de la apertura de diligencias previas por parte del juez a raíz de la denuncia formulada por parte de un grupo de familiares de fallecidos en el centro sociosanitario durante la primera ola de la pandemia, los cuales señalan a Sampedro como responsable de lo sucedido. 

Demanda que fue admitida a trámite el 22 de noviembre por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número uno de la localidad ciudadrealeña, considerando el juez que se podría haber incurrido en un delito de homicidio y omisión del deber de socorro, atendiendo a los hechos denunciados. Por ello para esclarecer lo sucedido, ordena la incoación de diligencias previas, entre las que se encuentran la solicitud de diversos informes.

Sin embargo no ha sido hasta este miércoles cuando el asunto llegaba al Pleno municipal y se hacía efectiva. Durante la toma en consideración de la renuncia a su acta por parte del edil popular fueron varias las intervenciones, tanto por parte de Sampedro, como del portavoz del grupo municipal popular, Javier Navarro, quien no solo agradeció la labor desempeñada durante su breve etapa como edil, sino que lamentó su marcha y aseguró que ”siempre contaría con el Partido Popular”.

Publicidad

En su intervención, el que fuera redactor y brazo ejecutor de Nacho Villa en la provincia de Ciudad Real durante su etapa en ‘TeleCospedal’, cuestionó la labor de los medios de comunicación que habían recogido desde marzo lo acontecido en el residencial ELDER. Sostuvo haber sido víctima del ”ruido mediático”, además de una serie de ”juicios paralelos en los que se estaba mezclando lo profesional, lo político, lo sanitario e incluso lo familiar”.

Asimismo Sampedro defendió con vehemencia su gestión al frente de la residencia privada, pese a haberse registrado en el complejo un total de 41 fallecidos por Covid-19 y de otros 33 casos en los que se presentaron síntomas de la enfermedad, aunque no se llegó a confirmar el diagnóstico mediante PCR.

Considera el director del centro que no se debería ”machacar” a una entidad que, según sus propias palabras, ”lleva años y sigue haciendo el bien por y para las gentes de Tomelloso y la comarca”.

Para finalizar, y tras pedir respeto a la presunción de inocencia, aseguró que da un paso a un lado con el fin de no lastrar la imagen de su partido y de los compañeros del grupo municipal. ”Va a ser bueno para vosotros”, les dijo, al recordar que todas las informaciones sobre la gestión de ELDER durante la primera ola de la pandemia ”han ido siempre acompañadas con la coletilla de concejal del PP”.

Así terminaba la andadura de Sampedro como edil en el Ayuntamiento de Tomelloso, tras haber obtenido su acta de concejal en las elecciones de mayo de 2019.

Cabe recordar que esta es la primera renuncia de un concejal del Partido Popular en esta localidad, dentro de una legislatura que está siendo bastante movida en el consistorio tomellosero. Y es que previamente a esta dimisión del edil conservador, también renunciaba a su acta en agosto de 2019, la que fuera candidata a la Alcaldía por Vox, Pilar Bonillo; haciéndolo también en noviembre de este 2020 las socialistas Laura Gallego e Isidra Serna.

José Manuel Sampedro será sustituido en el próximo Pleno por María del Pilar Olmedo, que ocupaba el séptimo puesto en las listas que presentó su formación política en las últimas municipales.

MÁS DE SETENTA FALLECIDOS

La imagen pública de Sampedro comenzó a deteriorarse el pasado mes de marzo, a raíz de que el centro residencial que dirige saltase a las primeras páginas de los periódicos e informativos nacionales un par de días después de la declaración del primer estado de alarma, cuando ya contaba con más de una docena de fallecimientos a causa del coronavirus entre los residentes.

Entonces, era el propio Sampedro quien acudía a la televisión para denunciar una supuesta situación de abandono por parte de la Junta de Comunidades. Acusaciones que eran desmentidas de inmediato por el Ejecutivo autonómico, desde el cual se explicó que no había sido hasta el fin de semana anterior cuando desde la residencia ELDER se había comunicado la situación crítica en la que se encontraban.

Sanidad decidía intervenir el complejo residencial, de titularidad privada, y anunciaba su intención de llevar a los tribunales al director del centro, se supo que los trabajadores no habían contado con los equipos de protección individual adecuados y que el centro no tenía ningún médico en la plantilla. El resultado: quince muertes entre los residentes y más de setenta personas que presentaban una sintomatología compatible con la del virus.

Una vez que la situación se 'normalizó' en el centro, José Manuel Sampedro sorprendía a trabajadores y familiares al volver al frente de la dirección de la residencia. Cargo que asumía hace tres años de la mano del presidente del Patronato de la Fundación ELDER, que no es otra persona que su padre.

Sin experiencia previa en el sector, este licenciado en Periodismo por el CEU San Pablo había trabajado previamente en la delegación provincial de Radio Televisión Castilla-La Mancha, durante la etapa en la que el PP gobernó la región. Por entonces, se dio a conocer como el ‘azote’ de los municipios gobernados por el PSOE, al especializarse en la realización de piezas críticas con los consistorios progresistas.

Tras su salida del canal autonómico, asumiría algún tiempo después la dirección de este centro sociosanitario privado.

Residencia a cuyas puertas tenía lugar el pasado mes de julio una concentración convocada por parte de los trabajadores del centro en la que se pedía su dimisión como director. Movilización a la que Sampedro y el Patronato de ELDER tuvieron que hacer frente, puesto que a la misma no solo se sumaron empleados de la residencia, sino también alrededor de un centenar de familiares de usuarios. Algunos de ellos decidían entonces unir sus fuerzas y llevar a los tribunales la gestión llevada a cabo en el centro durante la primera ola de la pandemia.

Fue en noviembre cuando los tribunales de la localidad admitieron a trámite la denuncia de los familiares, recogiendo el juez en el auto cómo los hechos denunciados ”presentan características que hacen presumir la posible existencia de delito”.

Una vez consumada su abrupta retirada de la política, queda en manos de la justicia determinar el futuro de José Manuel Sampedro que, por el momento, se mantiene al frente del residencial ELDER, tras recibir el apoyo tanto personal como a su gestión por parte del Patronato de la Fundación.