TOLEDO.-  El Juzgado de Instrucción número 1 de Talavera de la Reina ha abierto un procedimiento penal a un cazador de la comarca por la supuesta comisión de un delito contra la fauna al haber disparado y matado a varios pollos de búho real, un ave de interés especial dentro del Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

Los hechos ocurrieron en 2019, cuando gracias a la actuación de un grupo local de la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) fueron hallados muertos dos de los tres ejemplares de una nidada de este rapaz que se encontraba en la casa abandonada de una finca situada en el término de la localidad toledana de Lagartera.

Publicidad

Unos meses después, mientras estos miembros del colectivo ecologista hacían seguimiento de la especie en la zona, y tras una batida para descaste de zorro, se encontraron dos búhos reales muertos más, momento en el que pusieron la correspondiente denuncia, que dio inicio a una investigación en la que guardias civiles del Seprona y agentes medioambientales de Castilla-La Mancha identificaron al cazador como presunto autor de los hechos.

Ahora, con este individuo sentado en el banquillo por abatir ejemplares de esta especie que tiene un régimen de protección especial, desde SEO/BirdLife han decidido personarse como acusación popular en el proceso judicial abierto ”con el objetivo de conseguir una sentencia que permita reflejar las consecuencias legales que tiene la caza ilegal de especies protegidas y sus nidos y disuadir de su comisión”.

Publicidad

Asimismo, la asociación conservacionista ha explicado que la personación en procesos penales es uno de los objetivos específicos del proyecto 'LIFE Guardianes de la Naturaleza', que ha puesto en marcha para mejorar la eficacia de las acciones dirigidas a luchar contra los delitos ambientales.

SEO/BirdLife lleva varios años denunciando la caza ilegal de especies amenazadas y protegidas, como es el caso del búho real, especie incluida en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial. ”Y es que durante décadas, el búho real fue duramente perseguido por los supuestos daños que causaba a las especies cinegéticas”, recuerdan.

Actualmente, aunque los ejemplares muertos por disparo y los expolios han disminuido, se siguen registrando casos como el denunciado, que se unen a nuevas amenazas para la especie, como los tendidos eléctricos, la proliferación del tráfico rodado y los cambios en la explotación del medio rural.

Según David de la Bodega, Responsable del Programa Legal de SEO/BirdLife, ”el cumplimiento de las normas ambientales es una garantía para preservar la biodiversidad y conservar a las especies protegidas”.

”La denuncia de las agresiones que sufre la fauna silvestre es esencial para alcanzar esos objetivos, generando así una mayor conciencia social sobre estos actos. En SEO/BirdLife somos abogados de los pájaros y todas las personas somos guardianas de la Naturaleza y podemos hacer algo para conservarla, denunciando los hechos que las dañan”, ha concluido.