El consejero de Sanidad subraya la intención de Castilla-La Mancha de mantener el cierre perimetral. | FOTO: JCCM

TOLEDO.- El Ejecutivo castellanomanchego insiste en la necesidad de plantear un mensaje único y consensuado para todo el territorio nacional de cara a la Semana Santa, aunque esto suponga tener que modificar medidas que ya se habían flexibilizado a nivel autonómico, como en el caso del toque de queda.

De este modo el Gobierno regional subraya la posición que desde el inicio de la pandemia ha mantenido, apostando por medidas "comunes", puesto que cuando éstas vienen del consenso es "mejor para todos".

Publicidad

Así lo ha señalado el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, durante una entrevista en el programa 'Espejo Público' de Antena 3, en el que se ha vuelto a mostrar partidario de la unidad en el mensaje y mantener el confinamiento entre los distintos territorios autonómicos de cara a la Semana Santa.

Fernández Sanz ha recalcado que esto es precisamente lo que viene solicitando desde hace meses el Gobierno regional, un mensaje único, como el que ayer se puso sobre la mesa en el seno del Consejo Interterritorial. Un planteamiento del Ministerio, cabe recordar, que pasa por el cierre perimetral de todas las comunidades autónomas, así como el establecimiento del inicio del toque de queda a las diez de la noche.

Publicidad

Asimismo la propuesta ministerial contempla otras medidas y planteamientos, como la limitación del número de personas en reuniones a un máximo entre 4 y 6, preferentemente del mismo grupo de convivencia; o la recomendación a los universitarios que estudian fuera de su localidad de no regresar a casa durante las vacaciones de Semana Santa.

Propuesta que hoy se discutirá en la Comisión de Salud Pública y sobre la que se deberá tomar una decisión de cara a la reunión de la Interterritorial de la próxima semana.

No obstante, desde Castilla-La Mancha se tiene claro, puesto que "creemos que lo mejor es que ante un problema igual" las medidas sean "iguales", ha insistido el consejero.

En esta línea, Fernández Sanz ha recordado que en la región se mantiene la perimetración y se están adoptando medidas que afectan al interior de la comunidad autónoma. Respecto a la movilidad hacia fuera de la región ha recalcado que "estamos perimetrados y es lo que queremos mantener, sobre todo cuando comunidades vecinas, como Madrid, tienen un nivel alto de incidencia acumulada a 14 días por encima del riesgo extremo".

Medidas con cuyos resultados el Ejecutivo regional está "muy contento", puesto que "lo peor hubiese sido tomar medidas drásticas como las que tomamos en Castilla-La Mancha y que no hubiesen tenido efecto".

Y es que, aunque "todo el mundo queremos salir de este tiempo lo mejor posible", es importante que "no nos pase como en Navidad, que teníamos unos datos incluso peores que los que tenemos ahora, pero fueron mucho peor cuando terminó el mes de enero".

En ese sentido cabe recordar que en el periodo navideño se abrió la mano con la movilidad, permitiendo los desplazamientos para visitar a familiares y allegados, y se permitieron también los encuentros.

Por ello ha recalcado que lo que pretende el Ministerio con su documento es "poner en valor la reducción de la movilidad", que es "lo que nos importa", de ahí que Castilla-La Mancha haya trasladado a Sanidad que "aunque hayamos cambiado el toque de queda a las doce, estamos por la labor del consenso y del mensaje único, y estaríamos dispuestos a bajarlo a las 22 horas", ha asegurado el consejero.

Al respecto, Fernández Sanz ha reconocido que la ministra de Sanidad, Carolina Darias, indicó en la reunión de ayer que se trataba de un documento que ponía de manifiesto una respuesta coordinada y que sería de obligado cumplimiento, por lo que -ha precisado- lo ideal es que haya consenso.