Page considera "muy grave" que desde el Gobierno se defiendan los privilegios de un fugado de la justicia. | FOTO: JCCM

TOLEDO.- El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, critica la "demagogia" de quienes teniendo responsabilidades en el Gobierno dedican su tiempo a defender "los privilegios legales, jurídicos e inmorales" de quien se ha fugado de la justicia en España, sin haber dedicado interés alguno a atender cuestiones que sí entran en sus competencias como ministro.

Así ha reaccionado García-Page a la decisión de Unidas Podemos de votar en el Parlamento Europeo en contra de la retirada de la inmunidad a Carles Puigdemont, y el papel de su secretario general y vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias.

Publicidad

Durante un receso en la reunión del Consejo de Gobierno, al término de la parte celebrada junto a los representantes del Tercer Sector de la región, el presidente castellanomanchego ha aprovechado su comparecencia para señalar que no está dispuesto a admitir "lecciones" de quienes prescriben para España unas "presuntas políticas e ideologías sociales, exclusivamente si las defienden ellos".

Ha calificado de "demagogia" las políticas de quienes teniendo responsabilidades en el Consejo de Ministros sobre residencias y dependencia "no se han tomado la molestia" en el marco de esta pandemia de visitar uno de estos centros.

Sin citar nombres, aunque en clara referencia al también ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, el presidente castellanomanchego ha criticado a quienes "se entretienen en el permanente ruido político".

Algo que considera de "extrema gravedad" cuando frente a quienes "se han dejado la piel" durante esta pandemia, hay quienes se dedican a "defender los privilegios legales, jurídicos e inmorales de quien se fuga de la justicia en España".

Frente a ello ha agradecido la posición "firme" de la Presidencia del Gobierno de España y al Partido Socialista su "coherencia" al exigir que "quien se fugó de España tras los graves quebrantos constitucionales que provocó en Cataluña, se siente ante la justicia como todo hijo de vecino".

¿DÓNDE QUEDA EL 15M?

En este sentido, el jefe del Ejecutivo castellanomanchego considera que quienes han votado en el Parlamento Europeo para mantener la inmunidad de Puigdemont  -Unidas Podemos se ha opuesto al suplicatorio planteado para retirar la inmunidad a los eurodiputados independentistas fugados- son los primeros en "saltarse a la torera la lucha contra los privilegios que salió del 15M".

Una "incoherencia" que García-Page ha criticado abiertamente, reprochando que quienes "hablaban de la casta política, que era el mal de todos los males" y rechazaban a "aquellos que se escondían tras los aforamientos", sean hoy precisamente quienes lo defiendan.

Para el presidente castellanomanchego resulta "especialmente grave" quienes ahora defiendan esos privilegios "estén en posiciones institucionales". Y es que, ha recalcado, "cuando se toma posesión del cargo se promete acatar, cumplir y hacer cumplir las leyes", por lo que el hecho de que "gente que está cobrando por haber acatado las normas, ampare estos privilegios", algo que además -ha precisado- "no va a ayudar para nada a la solución del problema político de fondo que existe en Cataluña".

Considera que "amparar a fugados de la justicia, amparar los privilegios, la desigualdad ante la ley", no solo es incoherente, sino que es una forma de establecer una "complicidad política con presuntos delincuentes, que no ayuda ni al diálogo ni a la normalidad ni al sistema democrático, y menos a la necesaria renovación política que este país viene buscando", ha apostillado García-Page.

Por último el presidente de Castilla-La Mancha ha subrayado la "exigencia" de responder ante la justicia como todo el mundo, "incluso para defenderse". Y es que, ha recordado, "no solo tiene la obligación de comparecer, sino el derecho a defenderse".