TOLEDO.- Un profesor de unos treinta años de edad vacunado con AstraZeneca ha muerto este lunes en el Hospital de Toledo a consecuencia de un accidente cerebrovascular. Las autoridades sanitarias sospechan que los fenómenos trombóticos graves sufridos por el fallecido podrían ser una reacción adversa al medicamento.

Así lo ha dado a conocer el Complejo Hospitalario Universitario de Toledo, desde donde se ha informado que el pasado viernes, 9 de abril, su servicio de Medicina Intensiva notificó el caso a la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios, dependiente del Ministerio de Sanidad.

Publicidad

Era ese mismo día cuando el joven docente, natural de la localidad ciudadrealeña de Almodóvar del Campo pese a que ejercía en el Instituto de Educación Secundaria (IES) Universidad Laboral de Toledo, ingresaba en la UVI del Hospital 'Virgen de la Salud' de la capital toledana a consecuencia trombos muy graves, presuntamente relacionados con la vacuna contra el coronavirus que se le suministró recientemente, el 1 de abril.

El paciente ha permanecido en estado muy grave en el servicio de Medicina Intensiva del Hospital Virgen de la Salud, donde finalmente hoy ha fallecido. El centro educativo ha organizado un acto de homenaje mañana a las nueve y media de la mañana, cuando se guardará un minuto de silencio.

Publicidad

Fue la semana pasada cuando las autoridades sanitarias revisaron la estrategia de vacunación para esta farmacéutica después de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) se pronunciara sobre unos trombos raros que se habían registrado entre personas ya vacunadas en varios países.

Así, ahora esta vacuna no se administrará a menores de 60 años pero sí hasta los 69, frente a la estrategia que se había seguido inicialmente que la recomendaba para menores de 55 años, lo que ha provocado críticas y confusión.

El cuarto 'Informe de farmacovigilancia sobre vacunas COVID-19', hecho público el pasado viernes por la Agencia Española del Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), destaca que el 0,18 % de los vacunados con este suero han notificado haber sufrido algún efectos adverso, sobre todo fiebre, cefalea y dolor muscular.

"Los acontecimientos adversos que se notifican no significa que estén relacionados con la vacunación", asegura este informe.

Un informe que se realizó después de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) admitiese la relación entre la vacuna de AstraZeneca con "casos muy extraños de coágulos de sangre inusuales con niveles bajos de plaquetas en sangre". Con todo, desde el ente siguieron destacando que "los beneficios de la vacuna, superan las desventajas".