Calle Larga del municipio conquense de Campillo de Altobuey. ARCHIVO

CUENCA.- La Comisión Europea ha publicado este lunes una actualización de las 'Directrices sobre las ayudas estatales de finalidad regional', que marcarán las pautas para asignar subvenciones o exenciones fiscales por parte de los países miembros a sus zonas menos desarrolladas para el periodo 2022-2027.

En el nuevo documento, consultado por PeriódicoCLM, destaca como cambio respecto a las indicaciones anteriores de los órganos europeos el reconocimiento de la provincia castellanomanchega de Cuenca como 'zona poco poblada', al haber visto reducida su densidad de población hasta un índice inferior al de los 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado.

Publicidad

Un reconocimiento que a partir de ahora compartirá con las provincias de Soria y Teruel, las otras dos regiones estadísticas de España que cumplían con los parámetros de despoblación marcados por la Unión Europea desde hace varios lustros.

Se une también a cuando Europa consideró a Castilla-La Mancha como 'zona a' para la asignación de las ayudas a las regiones. Algo que sucedió debido a que la comunidad autónoma cuenta desde 2014 con un PIB per cápita inferior al 75 por ciento de la media de los países europeos, e incluso menor que el de la ciudad autónoma de Ceuta. Situación que comparte con Andalucía y Extremadura, regiones incluso peor desarrolladas que la castellanomanchega.

Desde este momento, en Cuenca se podrán implementar regímenes de ayudas que podrán apoyar inversiones iniciales de pequeñas y medianas empresas, así como para inversiones que creen una nueva actividad económica de grandes empresas.

Además, como zona poco poblada, en Cuenca se podrán mantener las ayudas a las pymes sin reducirse progresivamente, tal y como estipulan las nuevas directrices de la Comisión Europea.

La noticia ha sido recibida de forma positiva por parte del Gobierno autonómico. El vicepresidente de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro, ha defendido que este reconocimiento para Cuenca es "fruto del trabajo que hemos venido desarrollando" conjuntamente con Aragón y Castilla y León, "un paso más en las reivindicaciones del Gobierno regional para acceder a ayudas".

Guijarro ha explicado a los medios que se "abre la puerta" a que la provincia de Cuenca pueda tener ayudas a funcionamiento de las empresas que podrían llegar hasta "el 20 por ciento de los costes laborales" y exenciones en las cuotas a la Seguridad Social. Una condición equivalente "al régimen de ayudas que tienen las regiones de los países nórdicos".

También ha comentado que, gracias a la nueva directriz de la UE, las zonas adyacentes a Cuenca también podrán ser bonificadas por el Gobierno de España como 'zonas poco pobladas'. Una condición "muy importante" para la comarca de Molina de Aragón y la Sierra Norte de Guadalajara.

El vicepresidente regional ha remarcado que el objetivo del Ejecutivo regional es "avanzar en la lucha contra la despoblación, uno de los grandes retos que tenemos en Castilla-La Mancha".

LAS ALEGACIONES, FUNDAMENTALES

Respecto al proceso para esta declaración, desde la patronal conquense destacan que arrancó con la presentación de dos informes que ahora "se han demostrado fundamentales", uno de los cuales, elaborado por el Tribunal de Defensa de la Competencia de Aragón, determinó que las empresas de Teruel, Soria y Cuenca podían ser beneficiarias de compensaciones por sus bajos niveles de población.

Otro documento, sobre 'Una fiscalidad diferenciada para el progreso de los territorios despoblados en España', elaborado por la red SSPA y Grupos de Acción Local, cuantificaba el coste y el retorno a las arcas públicas que podrían suponer las diferentes medidas fiscales disponibles, así como su contribución a la hora de corregir los desequilibrios territoriales provocados por la despoblación.

Otro paso importante, según han manifestado, fue la presentación de alegaciones por parte de las organizaciones empresariales y de las comunidades autónomas.

Con estas alegaciones se evidenció, de una parte, las similitudes demográficas existentes con las regiones escandinavas y, por otra, que la aplicación de estas ayudas no afectaría a los principios de competencia y libre mercado ni a escala nacional ni europea. De hecho, el trabajo de las patronales ponía de manifiesto que las tres economías provinciales apenas representan el 0,83% del PIB nacional, el 0,85% del total de empresas de España y que el valor conjunto de las exportaciones de las tres provincias tan solo alcanza el 0,040% del conjunto nacional.

El hecho de que el 95,7% del tejido productivo de Cuenca, Soria y Teruel se concentre en microempresas y autónomos resultó igualmente fundamental para demostrar ante la Comisión Europea, que las grandes beneficiarias de las ayudas serían las empresas más cercanas al territorio y las que consiguen asentar población en las localidades de menor tamaño.

Además, las alegaciones presentadas por las patronales incluyeron un análisis del impacto positivo que las ayudas de Estado habían generado en los territorios menos poblados de Noruega, país que viene aplicando estas medidas desde mediados de la década de los 70, para lo que se apoyó en diversos informes elaborados por el Ministerio de Finanzas y Gobierno Local de Noruega donde se evidencia que la reducción de las cuotas a la Seguridad social resulta la medida más efectiva para transformar la falta de competitividad que caracteriza al tejido empresarial de las regiones afectadas por una estructura demográfica poco dinámica, alentando un "círculo virtuoso" que comienza con el aumento inmediato de los márgenes empresariales, continua incentivando la inversión y mejorando la productividad y, finalmente, consigue impulsar la creación de empleo y la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores.

RECONOCIMIENTO HISTÓRICO

Gracias al esfuerzo realizado en Europa por parte de las tres organizaciones empresariales y también al trabajo de sus respectivas comunidades autónomas se ha logrado el reconocimiento por parte de las autoridades comunitarias de las especiales dificultades a las que se enfrentan las empresas de las provincias más escasamente pobladas, poniendo de manifiesto la necesidad de que instrumentos de cohesión territorial, como es la fiscalidad diferenciada a través de las ayudas de Estado, también sean aplicadas en el Sur de Europa.

En este sentido, desde la patronal se emplazan a seguir trabajando de la mano de sus gobiernos regionales para hacer efectiva esta posibilidad, para lo que ya han solicitado una reunión con los responsables políticos y técnicos del Ministerio de Hacienda, ya que es importante resaltar que debe ser el Gobierno de España el que concrete su aplicación práctica en el plazo más breve posible.

Sin lugar a dudas, este reconocimiento marcará un antes y un después en la situación económica general de las tres provincias, y en la situación particular de cada una de las empresas que integran el tejido productivo de Soria, Cuenca y Teruel.