Este marte el jefe del Ejecutivo autonómico, Emiliano García-Page, preside, en el Palacio de Fuensalida, la reunión del Consejo de Gobierno. Foto: A. Pérez

TOLEDO.- El Gobierno de Castilla-La Mancha confía en que el Ejecutivo central ofrezca "soluciones" a las autonomías para que puedan contar con cobertura legal si deben adoptarse medidas para frenar la pandemia una vez decaiga el estado de alarma, el próximo 9 de mayo.

Así lo ha señalado en rueda de prensa el consejero de Fomento de Castilla-La Mancha, Nacho Hernando, al ser preguntado por el decreto aprobado hoy por el Consejo de Ministros, en el que además de prorrogar algunas medidas que estaban sujetas a la vigencia del estado de alarma, establece el mecanismo que deberán seguir las comunidades autónomas para evitar posibles problemas y poder acudir en casación al Supremo si se encuentran con el rechazo de los tribunales superiores de justicia a las medidas que puedan plantear.

Publicidad

En este sentido, Hernando ha subrayado la importancia que tendrá la reunión del Consejo Interterritorial de Sanidad que tendrá lugar este miércoles, puesto que en ella se deberán plantear unos criterios "homogéneos" por parte del Gobierno.

Desde el Ejecutivo castellanomanchego confían así en que antes de que decaiga el estado de alarma, el Gobierno de España plantee "soluciones" de modo que medidas como mantener la obligatoriedad de llevar mascarilla o el toque de queda sigan teniendo "una cobertura legal".

No así en el caso del cierre perimetral, que como ya confirmaba este lunes el presidente del Ejecutivo castellanomanchego, Emiliano García-Page, en la región terminará junto al estado de alarma.

Hernando ha recordado que tomar este tipo de medidas no responde al "capricho de nadie", sino que es "una obligación moral de salvar vidas", a la vez que se trata de defender la economía y salvar puestos de trabajo.

Por ello considera que ante el nuevo escenario que se abre a partir del 9 de mayo, sin estado de alarma hace que algunas decisiones no se puedan ya tomar en base a él, como sucedía hasta ahora, por lo que se precisa de una cobertura legal que permita a las comunidades autónomas seguir actuando.

En este sentido, Hernando se ha referido en concreto a la necesidad de mantener el toque de queda, puesto que "después de cuatro olas, todos tenemos claro el riesgo evidente de contagio que tiene la noche y el ocio nocturno". Así, se ha mostrado convencido de que si ese ocio nocturno quedara sin limitar por el toque de queda, "en vez de ir a la discoteca, la gente haría botellón".

Ha pedido así "pensar en frío", y ser conscicentes del momento "crucial" en el que se encuentra España, en el que no puede dividirse y es más necesario que nunca "pensar en la gente que peor lo está pasando y tratar de conjugar un equilibrio", el cual "siempre será imperfecto", ha reconocido.

"Que nadie piense que por estar vacunando mucho y bien esto ha terminado; queda la recta final", ha advertido Hernando, quien considera necesario mantener ciertas medidas para que "no tengamos que seguir sumando olas".

Para terminar, el consejero ha insistido en que las decisiones en este sentido son siempre "difíciles" y que en estos momentos "no podemos bajar la guardia".