CUENCA.- El derrumbamiento del paseo de los Canónigos, que da acceso peatonal a las Casas Colgadas, no ha sido una sorpresa para algunos en la ciudad de Cuenca, puesto que como han denunciado a través de las redes sociales desde Izquierda Unida y Cuenca en Marcha -la marca de Podemos en el Ayuntamiento-, ya hace más de dos años en el Ayuntamiento existían informes que alertaban del estado de deterioro de esta calle.

Desde IU han recalcado que esto es algo que no debería haber pasado, puesto que un par de años atrás, cuando sus ediles dejaron el Ayuntamiento, "había informes técnicos" de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) que señalaban ese mal estado.
"Hace dos años. Ni siquiera merece la pena decir que se veía venir", apostillan desde IU Cuenca.

Publicidad

Por su parte desde la formación morada aseguran que van a pedir "responsabilidades inmediatas", puesto que se lleva dos años "dejando que se hunda".

Desde el grupo municipal, su concejala y portavoz, María Ángeles García, ha anunciado que presentarán una denuncia ante la Fiscalía para que la justicia aclare "si existen responsabilidades penales" en este trágico desenlace.

Y es que para García, que asegura estar "consternada" por lo sucedido, ha sido una "tremenda suerte" que no se hayan producido daños personales, al parecer por encontrarse los trabajadores en un descanso en ese mismo momento.

Asimismo ha recordado que su formación viene denunciando esta situación "desde hace años". A modo de ejemplo señala la pregunta formulada al respecto en el Pleno de diciembre de 2019, cuando el concejal de Turismo, Patrimonio Histórico, Cultura y Educación, Miguel Ángel Valero, respondía "con una cronología de las sucesivas inacciones desde 2013 y, textualmente, que ahora les tocaba actuar".

En este sentido, recuerda García, que el concejal señaló en ese pleno que se estaban tomando las medidas necesarias para garantizar la seguridad de la ciudadanía, "pero dos años más tarde la calle se ha derrumbado y solamente ha sido una cuestión de azar que no hubiera personas transitando o trabajando allí", ha lamentado.

PIDEN LA DIMISIÓN DEL ALCALDE

Pero Ciudadanos va un paso más allá, y desde su grupo municipal han adelantado que exigirán la dimisión del alcalde de la ciudad, el socialista Darío Dolz, así como de los ediles responsables de Patrimonio, Obras y Urbanismo al considerar "inadmisible lo sucedido" y que debe haber "depuración de responsabilidades políticas" por ello.

Su portavoz, Cristina Fuentes, ha recordado cómo también la formación naranja, desde 2019, ha reclamado en varios ocasiones que se dé solución a este problema urgente, "que era visible hace ya varios años". Punto en el que ha criticado la "pasividad e incapacidad" del Gobierno municipal en la toma de decisiones "rápidas y eficaces" que dieran solución al problema.

"Finalmente ha ocurrido lo que nos temíamos, que por falta de prioridad y urgencia en las labores de restauración, se ha perdido una parte del muro y se ha puesto en riesgo a la ciudadanía", ha lamentado Fuentes.

Asimismo, tras recordar la importancia del patrimonio de la capital conquense, ha subrayado que su reconocimiento como Ciudad Patrimonio de la Humanidad "más que un privilegio y un prestigio" constituye "una responsabilidad para los gobernantes", que deben vigilar por su conservación y protección. Para la edil de Cs, este derrumbe pone de manifiesto "una dejación de funciones por su parte", que no solo causa un grave daño patrimonial, "sino a la propia imagen de Cuenca".

INFORMES ALERTABAN DEL PELIGRO

Y es que la situación de deterioro existente ya quedaba recogida, por ejemplo, en el proyecto presentado en junio de 2020 por el Ayuntamiento de Cuenca para su ejecución por parte del Consorcio, para la reparación del muro, sustitución del colector de saneamiento y reposición de pavimentos en la calle Canónigos.

Un documento en el que se presentan los antecedentes de esta vía, "enmarcada dentro de una orografía bastante accidentada" y que "sin embargo presenta vital importancia en las comunicaciones de la zona, al estar exenta de barreras arquitectónicas".

Una vía, señala el redactor del proyecto, que la que se había intervenido en años previos, "tanto en la rehabilitación del muro de mampostería como actuaciones de rehabilitación del colector de saneamiento en la parte superior de la calle".

Asimismo precisa cómo en los últimos meses se habían detectado "unas fisuras en el muro", así como "un rebaje importante del pavimento, ocasionando un hundimiento generalizado de la zona".

Igualmente, en el proyecto consultado por PeriódicoCLM se indica que "en los huecos producidos en el pavimento, así como en las calicatas de reconocimiento se aprecian importantes oquedades entre el pavimento rígido de hormigón y el material granular de relleno", debido principalmente al lavado producido por la infiltración de agua en las capas inferiores del firme.

DOS SEMANAS EN OBRAS

Aunque el proyecto se redactaba ya hace casi un año, y a información pública se sometía en el mes de agosto, no era hasta el pasado 26 de abril cuando daban comienzo las obras.

Trabajos cuyo plazo de ejecución se había fijado en 4 meses, siendo su principal objetivo la reparación de las importantes deficiencias producidas por fugas en la red de saneamiento, las cuales se habían puesto de manifiesto por el desplome del muro y el rebaje del tablero de la calle.

Eran con el inicio de los trabajos cuando la calle quedaba cortada en el acceso a las Casas Colgadas tanto para viandantes y vehículos desde el paseo del Huécar a la plaza de Ronda. Asimismo únicamente se permitía el acceso al puente de San Pablo desde el Parador de Turismo.

Un cierre que no ha sido el único en los últimos años. Cabe así recordar que en octubre de 2019, el Ayuntamiento de Cuenca se veía obligado a cortar la calle tras detectarse un importante rebaje en la calzada y grietas en el pavimento, así como en el propio muro.

Durante los meses siguientes, con la calle cerrada, se continuaron desarrollando diversos trabajos topográficos para determinar las causas de esta anomalía. Ya en diciembre, y una vez comprobado que la superficie se había estabilizado, se abría al paso de peatones al considerar que no había peligro para los viandantes.