Mapa con la ubicación de las macrogranjas en Cardenete, en la Reserva de Biosfera del Valle del Cabriel. ASOCIACIÓN PUEBLOS VIVOS CUENCA

CUENCA.- La asociación Pueblos Vivos de Cuenca, de la que forman parte tanto movimientos vecinales de la provincia como Ecologistas en Acción, ha iniciado una campaña de recaudación de fondos para sufragar los gastos de la defensa legal para evitar la instalación de una macrogranja porcina en la localidad de Cardenete, un pueblo de menos de 500 habitantes situado en el Valle del Cabriel, declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco.

El colectivo conquense ha indicado que el proyecto de ganadería intensiva podría producir, junto a la macrogranja ya existente en el municipio, un total de 15.700 cerdos para cebo y 58.000 lechones al año.

Del mismo modo, han explicado que las dos macroganjas podrían generar una cantidad ingente de purín, principalmente excrementos, equivalente a 15 piscinas olímpicas al año; y necesitarían hasta 164 hectáreas de tierra, aproximadamente el tamaño de 230 campos de fútbol, para esparcir los desechos generados por los animales.

También han advertido que la contaminación por nitratos de las masas de agua subterráneas podría afectar directamente al abastecimiento del municipio de Cardenete, pudiéndose poner en riesgo el abastecimiento de otras poblaciones que dependen de la misma masa de agua.

Esta nueva explotación de ganadería intensiva se localizaría dentro de la Reserva de la Biosfera Valle del Cabriel, a poco más de un kilómetro del río homónimo, considerado como uno de los más limpios de Europa.

Además, la macrogranja ocuparía buena parte de la Zona de Especial Protección de Aves del valle, la de "Hoces del Cabriel, Guadazón y Ojos de Moya". En ella se pueden encontrar importantes poblaciones de águilas, búhos y halcones.

La asociación ha agregado que su efecto se notará en lugares tan emblemáticos del río Cabriel como Las Chorreras, un paraje declarado Monumento Natural situado entre los municipios conquenses de Enguídanos y Víllora o la 'Playeta', ubicada en esta última localidad.

Desde Pueblos Vivos de Cuenca han destacado que con los recursos económicos que obtengan de esta campaña, seguirán trabajando por unos municipios sin ganadería industrial, propiciando un desarrollo rural sostenible, elemento imprescindible para fijar población en el territorio, respetar la economía local y las condiciones de vida de la población rural.

PIDEN UNA MORATORIA A LA JUNTA

Respecto a esta polémica macrogranja se ha pronunciado también el Ayuntamiento de Cardenete, que en el Pleno Ordinario del pasado 29 de abril aprobó por unanimidad -6 concejales del PSOE y uno del PP- una moción en la que se insta a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha a revisar la la normativa sobre explotaciones de ganadería intensiva, y a establecer una moratoria de nuevos proyectos, con el fin de "llevar a cabo un estudio profundo del territorio, detener el ritmo de degradación de los recursos naturales, y estudiar alternativas de negocio más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente, con la salud y con la vida de los pueblos".

Asegura el Consistorio de este pequeño pueblo conquense que en los últimos años se han presentado en demasiados municipios de la provincia y la región este tipo de propuestas empresariales "de carácter más industrial que agrario", algo que está generando "el rechazo de la ciudadanía".

Una población que muestra "preocupación" por las posibles afecciones en la salud pública, las molestias causadas por los malos olores y la proliferación de insectos, y el impacto socioeconómico negativo que puede tener sobre otros negocios, teniendo en cuenta que la ganadería intensiva genera muy poco empleo directo, además de los evidentes efectos contra el medio ambiente.