Manifestación multitudinaria contra la privatización de Aguas de Alcázar. ARCHIVO

CIUDAD REAL.- El servicio de aguas de Alcázar de San Juan volverá a ser de titularidad pública ocho años después de la privatización llevada a cabo por el Partido Popular. El Pleno del Ayuntamiento ha aprobado este jueves en una sesión extraordinaria facultar a la alcaldesa, la socialista Rosa Melchor, para firmar la liquidación del contrato con Aqualia y recuperar así la gestión pública.

El procedimiento de liquidación del contrato es consecuencia de una sentencia del Tribunal Supremo que anula el acuerdo de adjudicación del servicio llevado a cabo en 2014 por el entonces regidor conservador Diego Ortega, de la mano de los concejales del PP y de 'Ciudadanos por Alcázar'.

Sesión plenaria en la que se aprobó autorizar la liquidación del contrato con Aqualia, recuperando la titularidad totalmente pública de Aguas de Alcázar. Foto: Ayto. Alcázar de San Juan

En aquel momento, los vecinos salieron a las calles para reclamar un referéndum sobre la gestión del agua. La Plataforma contra la Privatización del Agua de Alcázar llegó a recoger más de 11.000 firmas contra la externalización del servicio, realizó varias caceroladas multitudinarias e incluso se encerró en el interior de la Casa Consistorial para impedir que Diego Ortega vendiese la mitad de la empresa municipal.

El Partido Popular respondió mandando a las unidades de antidisturbios de la Policía Nacional, que realizó varias cargas contra los manifestantes que se concentraban en la plaza de España. Posteriormente, seis vecinos fueron multados por participar en las caceroladas pacíficas. Entre ellos, se encontraba el antiguo portavoz de la plataforma, Juan Garrido.

Ahora, dos meses después de que Diego Ortega dimitiera como concejal y comparase a los manifestantes de Alcázar con los extremistas que asaltaron el Capitolio en Estados Unidos, el pleno ha dado luz verde a la firma de un acuerdo transaccional para la retirada negociada de la empresa. El acuerdo tendrá un coste total de 5,6 millones de euros, y será pagado en una parte mediante préstamos bancarios.

La propuesta ha salido adelante con los quince votos favorables del PSOE, Ciudadanos, Izquierda Unida y Equo. Por su parte, los seis ediles del Partido Popular y de Vox han optado por la abstención.

Durante su intervención en la sesión plenaria, Rosa Melchor ha lamentado que no haya podido estar acompañada, debido a la situación sanitaria, de "todos los vecinos que no han bajado los brazos y no han dejado de creer en que la recuperación de Aguas de Alcázar era posible", y ha anunciado que se organizarán actos para celebrarlo.

La regidora socialista ha definido la privatización como "uno de los acontecimientos más notorios y vergonzosos de la democracia alcazareña". Una "venta-regalo" de la empresa pública de aguas que se realizó, desde su punto de vista, "de espaldas al pueblo, con engaños y mentiras".

Melchor ha hecho referencia también a las cargas policiales, una "escena vergonzosa que a muchos de nosotros nos hizo llorar". Un llanto que se produjo por "el temor" de volver a ver "la peor cara de la derecha española, la que solo resuelve sus diferencias con violencia y miedo".

Sobre el proceso de recuperación de Aguas de Alcázar, ha señalado que ha sido "largo y difícil", pero que se trata de "un éxito colectivo de la democracia y de la lucha espontánea de toda una ciudadanía".

La alcaldesa de Alcázar de San Juan ha vuelto a agradecer al pueblo de Alcázar de San Juan por estar "en las buenas y en las malas", y ha concluido haciendo referencia a la "lucha de David contra Goliat", afirmando que "ha vuelto a ganar el débil" porque era "de justicia".