Munición de mortero encontrada por unos chatarreros en Bargas. Foto: Guardia Civil de Toledo

TOLEDO.- El Equipo de Desactivación de Explosivos (TEDAX) de la Guardia Civil se ha hecho cargo de una granada de mortero de 120 milímetros que ha sido hallada por unos ciudadanos que se dedican a la recogida de chatarra en el interior de un armario que iban a reciclar en Bargas, localidad situada en la provincia de Toledo.

Los hechos se desarrollaron el pasado 10 de junio a las 21 horas, cuando la Benemérita recibió una llamada de la Policía Local de Olías del Rey informando de que varios chatarreros habían encontrado una bomba en el Camino de los Arroyos de la ciudad toledana.

Publicidad

Hasta el lugar del hallazgo se trasladó una patrulla de guardias civiles. Los agentes confirmaron que el artefacto explosivo, de unos 40 centímetros de longitud, se encontraba en una caja dentro de un armario que estas personas habían recogido.

También comprobaron que la finca donde se encontraban estaba perfectamente vallada y no había riesgo para los posibles viandantes de la zona.

A la mañana siguiente, el TEDAX se hizo cargo de este artefacto. Estos especialistas determinaron que se trataba de una granada de mortero de 120 mm de la pasada Guerra Civil que carecía de carga explosiva.

Seguidamente estos agentes recogieron el artefacto y lo trasladaron a su base de operaciones. Desde la Guardia Civil recomiendan que, ante el hallazgo de material explosivo, nunca se toque, manipule o traslade.