Jesús Martínez 'El Chule' durante una de las sesiones del juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Albacete. ARCHIVO

ALBACETE.- Confirmada la sentencia contra 'El Chule'. La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Albacete ha condenado a veinte años de prisión a Jesús Martínez, el policía local que asesinó a Jairo Roland Arcos Sandoval por contraer con él una deuda de drogas.

El policía también deberá cumplir diez años de libertad vigilada, y tendrá que indemnizar con 48.000 euros Jairo Arcos Millán, padre de la víctima, y con otros 95.000 euros a M.A.D., A.L.D. y Z.D.F., también familiares del hombre asesinado.

Publicidad

Una sentencia que ha salido a la luz después de que el jurado popular encargado del proceso no dudase en considerar culpable por unanimidad a 'El Chule', y que es superior a la que planteaba en un primer momento la Fiscalía, que después de escuchar los testimonios expuestos en la sala, decidió elevar la acusación de homicidio a asesinato.

Asimismo, el tribunal ha condenado a J.P.R., primo del policía, a dos años y tres meses de prisión por ayudarle a encubrir el homicidio, después de que ambos arrojaran el cadáver al río Júcar.

Los hechos se remontan a la noche del 15 de septiembre de 2017, en plena feria de Albacete. 'El Chule' era un consumidor habitual de cocaína y se encontraba en ese momento fuera de servicio. Esa noche, había quedado con su camello para hablar de cómo iba a saldar la deuda que 1.900 euros que tenía pendiente con él por la adquisición de las drogas.

Ambos fueron al trastero del domicilio de 'El Chule', donde le ofreció varios objetos como pago de la deuda, oferta que la víctima rechazó al querer solamente el dinero. Mientras Arcos se alejaba para marcharse por el pasillo, el policía cogió un atizador de hierro y le golpeó en la cabeza, muriendo la víctima en el acto al causarle un traumatismo craneoencefálico.

Una vez cometido el asesinato, el agresor envolvió el cuerpo en mantas y plásticos y lo dejó en el interior del trastero durante cuatro días. Después de que los vecinos se quejaran del olor que desprendía el cuerpo en descomposición, el policía decidió llamar a su primo para que le ayudase a deshacerse del cadáver.

Ambos lo arrojaron por un puente al río Júcar, sin saber que al día siguiente el cuerpo sin vida de Jairo acabaría siendo encontrado por los bomberos del SEPEI, que recibieron un aviso de un vecino de la zona.

'El Chule' llegó a reconocer el crimen ante la Policía Nacional tras su detención, vinculándolo a la deuda que había acumulado con Jairo Arcos por las drogas. Hasta ahora se encontraba en prisión preventiva a la espera de la sentencia que, finalmente, mantendrá a este antiguo agente del orden entre rejas.