La gestora del aeropuerto ha asegurado que el cese de las actividades se realizó por iniciativa propia. Foto: CRIA

CIUDAD REAL.- El aeropuerto de Ciudad Real retoma su actividad. Una semana después del polémico cierre de las instalaciones, causado por el impago de 300.000 euros a la empresa encarga de la seguridad privada, 'Ciudad Real International Airport' (CRIA) ha vuelto a abrir las pistas, reanudándose así el tráfico aéreo en la provincia.

La mercantil que adquirió la infraestructura en 2018 ha querido despejar las dudas surgidas sobre el futuro del aeropuerto -pese a la deuda de más cuatro millones de euros con Hacienda que la mantiene en su lista de morosos-, asegurando en un comunicado que "en un plazo de dos semanas" se solucionará el problema de la seguridad de forma definitiva.

Sobre este aspecto, CRIA ha dado su propia versión de los hechos, sosteniendo que el conflicto se ha originado porque la empresa de seguridad no accedió a su petición de reducir el personal  "para adaptarse a la situación actual del aeródromo", y han indicado que no se ha producido "ningún problema" con el cierre temporal, al coincidir con unos días sin vuelos planificados.

Asimismo, fue la propia gestora la que suspendió por decisión propia la actividad aérea "como medida preventiva" hasta que se encontrase una solución que garantizara que los vuelos que llegasen o partiesen desde el mismo en condiciones de seguridad aeroportuaria.

La reapertura del aeropuerto al tráfico aéreo se ha llevado a cabo después de que CRIA ha informado a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa) de las medidas de seguridad implementadas, lo que ha permitido aceptar las operaciones de vuelo requeridas, como la llegada de un avión procedente de Grecia y la salida de otro avión a Madrid, tras terminar los trabajos de mantenimiento.

La mercantil propietaria del aeropuerto ciudadrealeño ha asegurado sigue trabajando para recibir nuevos aviones que se sumarían a las más de 45 aeronaves que se encuentran actualmente reservadas y mantenidas en la instalación castellanomanchega.

Igualmente, ha adelantado que se están dando los últimos pasos para poder comenzar en pocas semanas a recibir aviones de carga en las instalaciones logísticas con las que cuenta esta infraestructura.

Durante los cinco días que el aeropuerto ha permanecido sin operaciones, el resto de trabajos se han mantenido con normalidad, tanto propios del aeropuerto como por parte de las diversas empresas que realizan labores de mantenimiento y preservación, y no se ha producido "ningún tipo de incidencia" en la rutina habitual de los cerca de 100 trabajadores de los diferentes servicios, pero cabe recordar que en las últimas fechas se han rescindido por impagos los servicios de mantenimiento eléctrico y control de la fauna.

Por el momento, y hasta que se solucione el problema de la seguridad privada, el aeropuerto operará a demanda de las aerolíneas para realizar las operaciones de llegadas y salidas que sean necesarias, utilizando para ello los procedimientos reglados por Aesa.