El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, junto a la actual ministra portavoz del Gobierno central, Isabel Rodríguez. ARCHIVO

TOLEDO.- Emiliano García-Page sigue sin desvelar si repetirá como cabeza de cartel en las próximas elecciones autonómicas de 2023. Concretamente, el presidente de Castilla-La Mancha considera que no ha pasado el tiempo suficiente como para llegar a "ese nivel de reflexión" y descarta que Pedro Sánchez lo acabe desbancando por Isabel Rodríguez.

En una entrevista concedida al programa 'Más de Uno' en Onda Cero, y en la que la situación interna del Partido Socialista ha ocupado buena parte del tiempo, el dirigente autonómico ha sido preguntado sobre la posibilidad de que pueda ser sustituido como candidato del PSOE a la Junta de Comunidades por la exalcaldesa de Puertollano, que desde hace una semana es la nueva ministra portavoz del Gobierno de España.

Publicidad

El presidente castellanomanchego ha valorado que Rodríguez es una persona que tiene "una enorme capacidad" y se ha mostrado convencido de que "va a empatizar con la opinión pública", al tiempo que ha afirmado que son amigos y que él tiene "mucha confianza personal" en la ministra.

En cualquier caso, ha negado en rotundo que vaya a ser su sucesora, comentando que tiene la impresión de que Sánchez no se encuentra "en clave de pisar callos", sino de respetar los espacios donde se está gobernando con mayorías. "Hay una tendencia a la estabilidad dentro de los partidos cuando se está en el Gobierno", ha sostenido.

Con todo, aún no ha decidido si será el candidato socialista a las próximas elecciones autonómicas, recordando que aún quedan dos años y además se trata de una decisión que dependerá en gran parte del criterio de la organización.  

"A lo mejor dentro de dos años soy el peor candidato posible", ha bromeado García-Page, reconociendo también en un tono distendido tanto su "capacidad para meter la pata" como su satisfacción a la hora de ejercer el cargo. "Estoy disfrutando más que nunca en mi vida", ha asegurado.

El jefe del Gobierno regional ha querido dejar claro que estará siempre de una manera u otra ayudando al partido "en la medida que pueda ser útil", aunque no por ello dejará de discutir y "decir lo que piensa" al resto de sus compañeros.

Unos cuadros y militantes del PSOE que tendrán que decidir a la vuelta del verano el rumbo de la formación a nivel nacional y en Castilla-La Mancha, donde ya se ha puesto fecha al próximo Congreso. El pistoletazo de salida se dará con la presentación de las candidaturas, cuyo plazo comienza el 30 de julio.

Una vez proclamadas, y en caso de haber más de un aspirante, se realizarían elecciones primarias el domingo 26 de septiembre. El proceso orgánico culminará el 31 de octubre, con el nombramiento oficial de la persona que ocupe la Secretaría General de los socialistas castellanomanchegos.

En ese sentido, Page tampoco ha desvelado sus intenciones, aunque espera que el otoño sea "una época muy calmosa internamente hablando". El líder del PSOE de Castilla-La Mancha ha opinado que Sánchez ha dado por superado el 39 Congreso -en el que ganó las primarias a Susana Díaz después de ser defenestrado por sus afines- como elemento de referencia, y ahora se encuentra en un planteamiento distinto, centrado en las políticas de Estado y de Gobierno.