Campaña '#EresEsencial' de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para prevenir los incendios. PeriódicoCLM

TOLEDO.- La segunda quincena de julio marca el inicio de las vacaciones para muchos. Un momento esperado para reunirse con la familia, con los amigos y los seres queridos.

Encuentros en los que toman gran protagonismo las comidas al aire libre, como las barbacoas. Una práctica que, cabe recordar, durante el periodo de riesgo alto y extremo de incendio forestal, que se extiende durante los meses de junio, julio, agosto y septiembre, está prohibida en el medio natural.

Pero tampoco en zonas como casas de campo o naves situadas en terreno rústico, pudiendo únicamente hacer fuego dentro de la vivienda y en estructuras cerradas, dotadas con chimeneas con matachispas, para evitar que puedan afectar a la vegetación.

Un periodo estival en el que además de los encuentros con familia y amigos son también frecuentes las escapadas a la naturaleza. Así, son muchas las personas que aprovechan las vacaciones para pasar más tiempo en el entorno natural, por lo que se hace imprescindible extremar las precauciones, evitar arrojar basuras y realizar cualquier actividad que pudiera provocar un incendio forestal.

Cabe recordar que no está permitido fumar en los espacios naturales, ya sea el monte, el bosque o el campo.

Entre las recomendaciones para estos días, se encuentra también el realizar una revisión del vehículo antes de cada viaje, no solo por la seguridad de los pasajeros y otros usuarios de la vía, sino también porque una chispa, una mala combustión o una pieza incandescente podría dar lugar a un incendio forestal que cause graves daños a los bosques y campos de Castilla-La Mancha.

Por ello, si vas a trasladarte al medio natural, procura aparcar en las zonas habilitadas para ello, o lejos de los puntos con vegetación fina o herbácea. Es importante no aparcar los vehículos encima del pasto, ni tirar cigarros al suelo, ya que podríamos generar un incendio.

Cabe recordar que durante la última semana las condiciones meteorológicas registradas fueron muy adversas, con intenso calor y fuertes vientos, lo cual favoreció la propagación de los incendios forestales en la región.

Particularidades propias del verano que afectan a la vegetación, al dejar la humedad relativa en niveles muy bajos, por lo que el riesgo de incendio forestal será alto o muy alto en gran parte de la región durante esta segunda quincena del mes de julio.

De hecho, durante la tercera semana del mes de julio se espera un aumento ligero de las temperaturas, llegando a superar los 35 grados en toda la región. Esto irá acompañado de una estabilidad y ausencia fuertes rachas de viento durante toda la semana.  Un calor intenso que permanecerá por la noche con valores superiores a los 20 grados.

A pesar de que el viento será flojo, el calor de las últimas semanas está provocando que el Índice de Propagación Potencial de Incendios Forestales (IPP) en Castilla-La Mancha se mantenga en alto o muy alto para toda la semana, por lo que se no se debe bajar la guardia y se deben extremar las precauciones en el medio natural para evitar que cualquier actividad pueda provocar un incendio.

Por ello en el medio natural sé cauteloso, no realices fuego y procura llevar la comida preparada. Tampoco se deben dejar allí los residuos, sino que hay que gestionarlos de la manera adecuada, puesto que de otro modo pueden provocar un incendio de graves consecuencias para todos.

De este modo, si eres testigo de un incendio o ves una columna de humo, no lo dudes, llama rápidamente al 112 y trata de dar la información lo más precisa posible sobre su situación. Tu colaboración es esencial.

Es importante tener en cuenta igualmente que los días de tormenta en verano, aunque llueva, también pueden originarse incendios forestales en el medio natural, ya sea por un descuido, por la caída de rayos o por malas prácticas de las personas. Si detecta humo tras una tormenta, no lo dudes, y comunícalo inmediatamente a emergencias.

La naturaleza depende de ti. Proteger los bosques está en nuestras manos.