A la izquierda, agentes en la fábrica de Manzanares. A la derecha, una de las numerosas detenciones. Fotos: Guardia Civil

CIUDAD REAL.- Golpe al contrabando en Europa. La Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal dedicada a la elaboración y distribución ilegal de tabaco, así como al blanqueo de capitales de los beneficios obtenidos. La banda contaba con una fábrica clandestina en Manzanares, donde se han incautado más de un millón de euros ocultos en fardos, 15 millones de cigarrillos y 50 toneladas de hoja de tabaco.

La operación ALECRÍN se ha desarrollado en el marco de la cooperación internacional entre distintos cuerpos policiales, participando componentes de la Unidad Central Operativa (UCO) del instituto armado y de la Unidad de Acción Fiscal (UAF) de la Guardia Nacional Republicana de Portugal.

Publicidad

Tanto la Benemérita como las autoridades lusas han practicado un total de 125 registros en los que se han intervenido un total de 2 millones de euros en efectivo. Las actuaciones se han llevado a cabo entre el 22 de mayo y el 16 de julio en diferentes provincias de España y del territorio portugués.

Además del dinero, los cuerpos han intervenido vehículos ligeros y pesados, siete armas de fuego y maquinaria empleada en la fabricación de los cigarros. El fraude estimado en impuestos en los dos países asciende a más de 10 millones de euros.

La operación se desarrolló con la coordinación determinante de la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF) y EUROJUST, que establecieron un canal de cooperación con otros cuerpos policiales extranjeros, entre los que destacan la Policía de Fronteras de Rumanía, COFA de Eslovaquia y Policía de Fronteras de Ucrania.

En el ámbito nacional se han realizado un total de 27 detenciones y 28 registros. La fábrica desmantelada en la localidad ciudadrealeña contaba con una línea de producción activa y una segunda línea en proceso de montaje.

En Portugal, la Unidad de Acción Fiscal (UAF) de la Guarda Nacional Republicana llevó a cabo 2 detenciones, 97 registros, y se incautaron 758.000 euros ocultos en fardos junto a grandes cantidades de tabaco, vehículos y dispositivos informáticos.

Durante la investigación en el país luso, se intervinieron un total de 12 millones de cigarrillos y 600 kilos de productos de tabaco (hoja y picadura). El marcado carácter internacional de la organización se refleja en la nacionalidad de los investigados, originarios de España, Portugal, Bulgaria y Ucrania, que pone de manifiesto la gran infraestructura con la que contaba la organización.

La Autoridad Judicial ha decretado prisión sin fianza para 9 de los detenidos (los principales responsables) y se han bloqueado los activos que estarían presuntamente adquiridos o vinculados a la actividad ilícita.