Page, sobre su futuro: "La mejor manera de convencerme de tirar para adelante es querer echarme"

El presidente de Castilla-La Mancha da pistas sobre su decisión de optar a la reelección en 2023, asegura que si considera que quedan cosas por acabar, lo intentará y advierte que ponérselo difícil no le echa atrás.

TOLEDO.- El anuncio no ha llegado oficialmente, pero cada día parece más claro que el presidente de Castilla-La Mancha y líder regional del PSOE , Emiliano García-Page, ya tiene tomada una decisión sobre su futuro, que pasa por optar a revalidar la Presidencia de la Junta de Comunidades.

Y es que aunque durante un tiempo jugó con la idea del proyecto a ocho años y la posibilidad de buscar sucesor o sucesora, y que aún esta semana eludía contestar a la pregunta sobre si repetirá o no en las autonómicas de 2023, -aunque aclarando que no creía que el nombramiento de Isabel Rodríguez como ministra fuera un movimiento para posicionarla como su rival- este miércoles el socialista se ha pronunciado con algo más de contundencia y dejando entrever que sí repetirá, al estar convencido de la necesidad de "acabar lo que se empieza". Y es que, ha advertido, "la mejor manera de convencerme de tirar para adelante es querer echarme".

Publicidad

Un mensaje que ha querido lanzar en un simbólico lugar para su proyecto a nivel regional, como es la localidad de Tembleque, donde ha asistido a la inauguración de la remodelación de la Plaza Mayor de la localidad.

Durante su intervención, García-Page ha recordado cómo fue en Tembleque, una noche, donde empezó este proyecto político para Castilla-La Mancha, "en ese final de la época infausta".

Se refería así al inicio de la campaña electoral de 2015, que arrancaba en esta misma localidad y en ese mismo escenario, el 8 de mayo, pidiendo el voto para cambiar "con sentido común" el rumbo de la región e impedir otros cuatro años de gobierno del PP de María Dolores de Cospedal en los que terminase de "liquidar" lo que no le había dado tiempo hasta ese momento.

Entonces recordaba como fue precisamente en Tembleque donde se puso en marcha "la cuenta atrás" y la gente de la región empezó a decir "ya basta", tras el intento de cerrar los centros de urgencias.

En este sentido ha recordado su compromiso de garantizar por ley la distancia máxima entre un ciudadanos y las urgencias sanitarias. Algo que es ya una realidad, siendo Castilla-La Mancha la primera región de Europa que "ha convertido en derecho las distancias con los servicios básicos".

Un derecho que finalmente ha quedado garantizado no a través de una ley sanitaria, sino una de mayor espectro, como es la ley contra el Despoblamiento, -la ley 'Guijarro', ha precisado-, en la que ha quedado recogido "algo tan elemental como los derechos ciudadanos".

García-Page ha recordado así, por ejemplo, que Castilla-La Mancha garantiza el transporte sanitario, por carretera y si no aéreo, tanto de día como de noche.

"ACABAR LO QUE SE EMPIEZA"

Un contexto en el que el presidente regional ha querido subrayar cómo le reconforta la conclusión de una obra como la remodelación de la Plaza Mayor de Tembleque, por una parte por cumplir con una actuación comprometida, que ya se sabía habría que abordar "por fases, con relativa paciencia", pero realizada con el "mismo mimo" que quienes la levantaron en su día; pero también por el "gran mensaje" que implica: "acabar lo que se empieza".

En este sentido, el presidente regional ya señalado que se encuentra en un momento de su vida en la que lo que se plantea "tiene más que ver con eso que con otras consideraciones". Por ello, ha continuado, "si llego a la reflexión personal de que hay muchas cosas que acabar, es lo que voy a intentar".

Asegura que es algo que ha hecho toda su vida y que así lo ha inculcado a sus hijos, "acabar lo que se empieza".

Y al igual que en su día Page comprometió a echar una mano en la remodelación de la plaza, hoy el compromiso ha sido que "si podemos ya, y si no en la siguiente legislatura", el emblemático enclave tendrá "una iluminación artística de bandera", no solo porque el patrimonio lo merezca sino también por toda la "industria" que lleva detrás.

En este sentido el presidente regional ha recordado que aunque "la neura de este año" ha sido la gestión covid, esto no ha impedido que el Ejecutivo autonómico se centre en "lo importante", en seguir atendiendo a los ciudadanos y la creación de riqueza.

"Queremos a esta tierra", ha subrayado. "No es que queramos gobernar esta tierra, que es lo único que se plantean algunos, apoyarse en Castilla-La Mancha, en lugar de apoyar en Castilla-La Mancha". Por ello ha asegurado estar dispuesto a "discutir y pelearme con quien sea, con educación y sin insultos, con constancia, como hacemos en La Mancha".

Así, ha asegurado haber vivido muchas crisis, no haberlo tenido nunca fácil "ni en lo personal ni en lo familiar", aunque esto no le ha importado, "por muy difícil que me lo pongan". Y es que asegura que "la mejor manera" de convencerle de tirar adelante "es querer echarme".

Mensaje lanzado, por si hubiera quien ya estuviera maniobrando para tratar de apartarle, primero de la Secretaría General del PSOE en la región, cargo para el que se abrirá el plazo de presentación de candidaturas el próximo 30 de julio, de cara al XII Congreso que se celebrará a finales de octubre, y después en la carrera para revalidar el Gobierno regional dentro algo menos de dos años. Dos puestos, el de secretario regional y candidato a la Junta que, al menos hace cuatro años, el socialista consideraba inseparables.