Las lluvias azotan fuerte a varias localidades del entorno de Toledo convirtiendo sus calles en ríos

Guadamur, Polán, Argés y Cobisa son algunas de las poblaciones que más se han visto afectadas por el agua, que ha arrastrado coches y contenedores a su paso.

TOLEDO.- Una gran tromba de agua caída a primera hora de esta tarde en el entorno de Toledo ha convertido las calles de algunas localidades próximas a la capital castellanomanchega en auténticos ríos, que se han llevado a su paso todo lo que se interponía en su camino.

Un aguacero que ha estado acompañado de granizo en ciertos momentos, que ha sorprendido a municipios como Guadamur, Polán, Argés o Cobisa, todos ellos muy próximos a la ciudad de Toledo donde también las fuertes lluvias han causado estragos.

Imágenes que se han difundido rápidamente a través de las redes sociales, que muestran, por ejemplo, cómo la calle principal de Guadamur se ha convertido en un río de lodo. La calle del Prado, que discurre entre la entrada de la localidad y llega hasta la plaza de Recesvinto, donde el agua ha seguido abriéndose camino buscando su aliviadero natural. Un arroyo de la Dehesa Nueva que cruza el municipio bajo sus calles, y que en esta ocasión debido a la gran cantidad de agua que llevaba lo ha hecho por la superficie.

Riadas a las que no es ajena esta localidad toledana, pero que hace más de 20 años no vivía con tal intensidad, como también ha ocurrido en el municipio vecino de Polán.

Allí, ha sido la crecida del arroyo del Conde el que ha sorprendido a los vecinos. El cauce del mismo se ha vuelto a llenar de agua, arrastrando a su paso coches aparcados en la zona y dejando a otros muchos bloqueados en su intento de escapar de la fuerza del agua. Una riada que algunos comparan como la vivida por este pueblo toledano en agosto de 1926.

Otros municipios de la zona, como Argés, también se han visto afectados por esta gran tromba de agua. En esta localidad, el agua ha cubierto también las calles haciendo imposible la circulación en algunos puntos, como la plaza de la Constitución, convertida en un auténtico río de lodo.

A su paso la riada se ha llevado por delante mesas y sillas de las marquesinas de los soportales, en su camino hacia el aliviadero natural -que también cruza este municipio- del arroyo Jorge.

Agua que ha entrado en viviendas y establecimientos, como uno de los bares de esta zona, donde los propietarios se han visto sorprendidos cuando ha empezado a entrar por la puerta del local llegando hasta la altura de la barra.

La intensa lluvia y el granizo han sorprendido también a los vecinos de Layos, donde también ha descargado con fuerza. El agua ha ocasionado en este pueblo toledano la caída del muro de una vivienda y ha arrastrado dentro varios vehículos que se encontraban estacionados en la calle.

Lo mismo ha sucedido en Cobisa, donde la tormenta ha convertido la localidad en un río. Este municipio ha sido uno de los más afectados por la fuerte tromba de agua, y allí se ha tenido que rescatar a dos personas con movilidad reducida, que habían quedado atrapadas.

También en Cobisa la fuerza del agua ha hecho que un autobús que cubre la línea Argés-Cobisa-Toledo, del ASTRA, haya sido arrastrado y haya acabado golpeando el esquinazo de una vivienda.

Además de estos municipios, también se han visto afectados por la fuerte lluvia otras localidades al sur de la ciudad de Toledo, como Burguillos y Nambroca.