La Policía Local mantiene en marcha el dispositivo especial para evitar botellones y vigilar el cumplimiento de las medidas de seguridad. | FOTO: POLICÍA LOCAL GUADALAJARA

GUADALAJARA.- La Policía Local de Guadalajara desmantelaba la madrugada de este domingo una fiesta clandestina que se estaba celebrando en el sótano de un local hostelero de la ciudad. En su interior se encontraban ochenta personas, las cuales fueron desalojadas del lugar, mientras que otras dos fueron detenidas por atentado a agente de la autoridad.

Según ha detallado el Ayuntamiento en nota de prensa, los hechos tenían lugar en trono a las cuatro y media de la mañana, cuando un vecino alertaba a la Policía Local de que se estaba celebrando una fiesta clandestina en un local próximo a su domicilio. Una vez allí, los agentes pudieron escuchar música que provenía del interior del establecimiento, al que consiguieron acceder tras sorprender 'in fraganti' al dueño del local cuando salía por la puerta trasera.

En el interior del local, los agentes pudieron comprobar cómo la zona habilitada para el uso de los clientes se encontraba vacía y con las luces apagadas. Sin embargo, al bajar al sótano, encontraron a alrededor de 80 personas bailando, bebiendo y fumando, sin llevar mascarilla y sin guardar la preceptiva distancia de seguridad.

Se trataba, explican desde el Consistorio, de un sótano de pequeñas dimensiones, sin ventanas y con una única salida a través de una escalera, todo lo cual suponía un riesgo grave añadido para los asistentes.

Publicidad

De este modo, los agentes de la Policía Local procedieron a desalojar a los participantes en la fiesta, llevando a cabo una evacuación ordenada de los mismos. Fue entonces cuando dos de los asistentes comenzaron a empujar a quienes se encontraban en el lugar, tirándoles al suelo y provocando una situación de pánico entre los mismos, tal y como quedó recogido en el atestado.

Durante el altercado, tres de los agentes actuantes resultaron heridos por los dos alborotadores, quienes terminaron detenidos por atentado a los agentes de la autoridad, requiriendo la actuación la colaboración de Policía Nacional para el traslado de los implicados a comisaría.

Se da la circunstancia de que el responsable del local había establecido un procedimiento de pago y acceso tendente a eludir la vigilancia y control de las Fuerzas de Seguridad, dado que el mismo establecimiento había sido clausurado por el Ayuntamiento de Guadalajara por incumplimiento de las medidas de seguridad. Por parte de la Policía Local se han levantado actas por los numerosos incumplimientos tanto de seguridad como sanitarios.

DISPOSITIVO ESPECIAL

La concejala de Seguridad, Pilar Sánchez, ha recordado que está en vigor en la ciudad un dispositivo especial de Policía Local para impedir la celebración de botellones y velar porque se cumplan las medidas de seguridad e higiene frente al coronavirus.

"No hemos bajado la guardia en nuestra responsabilidad de proteger a nuestras vecinas y vecinos frente al virus, por eso apelamos a la responsabilidad estos días, a protegernos y proteger a los demás, para no echar por tierra todo lo que llevamos avanzado gracias a la vacunación. Vamos a ser implacables contra el botellón y cualquier otro comportamiento que ponga en riesgo la salud pública", ha sentenciado.