García-Page ha presidido la reunión del Consejo de Gobierno itinerante celebrada en Seseña.

TOLEDO.- El Gobierno de Castilla-La Mancha va a solicitar al Ejecutivo central la supresión definitiva de las tasas de reposición en las contrataciones públicas.

Así lo ha señalado el jefe del Ejecutivo castellanomanchego, Emiliano García-Page, durante la rueda de prensa que ha ofrecido en la localidad toledana de Seseña, donde el Consejo de Gobierno ha celebrado la primera reunión itinerante tras la pandemia.

Un municipio en expansión y rápida transformación, que pasará en un corto espacio de tiempo a ser ciudad, que "a la vuelta de muy pocos años" se estima que superará los 40.000 habitantes, siendo una de las localidades con mayor crecimiento de la región.

Aspectos que han llevado a la celebración allí de este Consejo de Gobierno itinerante, en el intento de "reentrada en la normalización en estas circunstancias", y que tendrá su siguiente cita en la ciudadrealeña Socuéllamos.

Publicidad

Un contexto en el que se ha puesto sobre la mesa una de las preocupaciones de gestión que comparten el Ejecutivo autonómico y el Ayuntamiento de Seseña, que preside la socialista Silvia Fernández, como es la limitación de las plantillas públicas debido a las tasas de reposición.

A este respecto, García-Page considera que "ha llegado el momento" de que España aborde la supresión definitiva de las tasas de reposición, de las limitaciones de las plantillas públicas, lo cual supone "una enorme barrera para la contratación en los servicios públicos".

Una situación, ha señalado, que desde las distintas administraciones se "ha venido sorteando como hemos podido", incluso en ocasiones "con la contratación de muchos interinos, más allá de lo que sería razonable", ha reconocido García-Page.

Por ello cree que la "normalización" de esta situación es "inevitable", al tiempo que ha recordado que esto no afectaría en ningún caso "ni a la ortodoxia del déficit ni a la gestión económica".

En este sentido ha explicado que lo que no se puede hacer, y así asegura que lo va a trasladar a la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, es mantener más tiempo las tasas de reposición "limitadas", porque de este modo se está "taponando el crecimiento de los servicios públicos y su renovación permanente". Algo que de mantenerse supondría, en opinión del presidente de Castilla-La Mancha, una "estrategia de recortes de los servicios públicos por pasiva".

PISTOLETAZO DE SALIDA A LOS PRESUPUESTOS

Recortes contra los que pretende seguir luchando la Comunidad Autónoma en sus nuevos presupuestos, a los que el Consejo de Gobierno ha dado hoy el "pistoletazo de salida". Presupuestos para 2022 que serán "una dosis más del antídoto a los recortes que sufrimos hace unos años", ha subrayado Page.

Para el presidente regional "el único pero" que tienen estos presupuestos es que todavía se sigue reclamando al Gobierno de España la continuidad de los fondos covid, en un año en el que el problema va a seguir.

Y es que aunque asegura que Castilla-La Mancha "estaría en condiciones de cumplir el objetivo de déficit que se marca como recomendación", García-Page ha vuelto a insistir en que no está dispuesto "ni a sacrificar ni a despedir a ningún tipo de trabajador público por las exigencias del déficit", y más aún "sabiendo que todavía hay parte de la financiación que se debe a esta comunidad autónoma".

El presidente regional ha explicado que este año Castilla-La Mancha gastará "en torno a 200 millones que no tendríamos que gastar si no hubiera covid". Algo que considera "tiene que computar en los fondos del Estado y los fondos extraordinarios", así como también en los niveles de flexibilidad financiera.

Hecha esta salvedad, García-Page ha considerado que el presupuesto que se plantea para 2022 es "positivo", con el que se pretende "consolidar las estrategias que se han venido planteando" y con el objetivo de hacer cada año "más irreversible lo que estamos construyendo".

Un crecimiento en el que "no tenemos techo", ha considerado García-Page, para quien la región "todavía tiene capacidad de seguir creciendo", con fondos propios pero también aprovechando los fondos europeos.