Los presidentes autonómicos Alberto Núñez Feijóo, Emiliano García Page, Ximo Puig y Alfonso Fernández Mañueco, este jueves en el Foro La Toja (Pontevedra). EFE/LAVANDEIRA JR

TOLEDO.- Dos presidentes autonómicos del PSOE, Emiliano García Page y Ximo Puig, y otros dos del PP, Alfonso Martínez Mañueco y Alberto Núñez Feijóo, han defendido este jueves por la tarde que el Gobierno mantenga por el momento el fondo covid para las autonomías dotado con 16.000 millones de euros.

Los máximos responsables de Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Castilla y León y Galicia han abogado por la permanencia de ese fondo mientras dure la pandemia de coronavirus y no haya un nuevo sistema de financiación autonómica.

Publicidad

El escenario de esa petición ha sido una mesa redonda sobre ese nuevo sistema en el marco del III Foro La Toja-Vínculo Atlántico, en el que todos han coincidido en la necesidad de acordar cuanto antes una renovada financiación para las comunidades.

Un sistema que han coincidido en que debe ser fruto del diálogo y no debe servir de enfrentamiento entre regiones.

Testigo de sus intervenciones ha sido el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, quien en esta jornada ha participado también en este evento en un diálogo con el primer jefe del Ejecutivo socialista, Felipe González.

El primero en referirse al fondo covid de 16.000 millones que el Gobierno destinó a las comunidades para hacer frente a las consecuencias de la pandemia ha sido García-Page, quien ha elogiado una decisión que ha dicho que estabilizó el sistema autonómico.

Ahora cree que debería mantenerse esa cantidad anual hasta que, como mínimo, haya un nuevo sistema de financiación.

Se ha sumado a esa demanda el presidente de Castilla y León para reclamar que el fondo permanezca al menos mientras dure la pandemia de coronavirus.

Puig ha recordado por su parte que el fondo covid es de carácter extraordinario, pero ha mostrado igualmente su deseo de que persista en el tiempo.

Para él, sería bueno renovar los pactos autonómicos después de cuarenta años y nunca debería plantearse la nueva financiación como una guerra entre territorios, sino como la forma de prestar mejores servicios públicos e impulsar la igualdad de oportunidades, algo que también viene defendiendo estos últimos días el jefe del Gobienro castellanomanchego.

En materia fiscal, el presidente de la Xunta ha lanzado una advertencia a todos los dirigentes autonómicos.

"Luchar contra Madrid en el impuesto de patrimonio es perder", ha asegurado ante la posibilidad de obligar a la comunidad madrileña a cobrar este impuesto. A su juicio, lo que deben hacer todos es suprimirlo.

García-Page ha compartido que se suprima ese impuesto que en su comunidad ha recordado que sólo genera siete millones de euros.

Por su parte, Puig ha considerado fundamental la armonización fiscal para evitar la desigualdad de oportunidades.

El presidente de Castilla-La Mancha ha lamentado que haya mucha demagogia en el debate, incluso entre comunidades, que le hacen ser pesimista ante un posible acuerdo.

Entre las llamadas al diálogo, el presidente de Castilla y León ha señalado que, forzados por la pandemia, las comunidades y el Gobierno se han visto casi "obligadas" a hablar.

Pero ha sostenido que para afrontar debates como la financiación autonómica es preciso "pasar de hablar a dialogar, escuchar al otro y acordar entre todos".

Ximo Puig ha protagonizado uno de los momentos distendidos del debate cuando se le ha planteado si pediría rigor al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ante el nuevo modelo de financiación.

"Le pediría rígor mortis", ha contestado entre las risas de los presentes y la advertencia de García-Page de que no le haga esa petición en el Congreso Federal del PSOE que se celebrará en la Comunidad Valenciana del 15 al 17 de octubre.