Imagen del debate sobre el estado de la región de 2021 desde la tribuna de invitados. — C. TOLDOS

TOLEDO.- Reproches, acusaciones, algunas propuestas y tres visiones completamente distintas del momento, un partido en plena campaña y fantaseando sobre lo que ocurrirá en dos años, otro defendiendo lo hecho y la hoja de ruta fijada, y un tercero "decepcionado" con el espectáculo ofrecido, podría ser el resumen de lo que ha sido el debate sobre el estado de la región de este 2021.

Un debate que hoy ha concluido con la votación de las veintiuna propuestas de resolución presentadas por los tres grupos parlamentarios, siete cada uno, de las cuales únicamente han salido adelante las del PSOE, que se ha servido de su mayoría absoluta para que las catorce restantes no fueran aprobadas.

Publicidad

Una segunda sesión del debate en la que unos y otros han aprovechado la defensa de las propuestas para introducir otras cuestiones.

Desde el PSOE, el presidente del grupo parlamentario, Fernando Mora, ha puesto en duda el liderazgo del presidente del PP regional, Paco Núñez, y ha tendido la mano a Ciudadanos para acordar determinados asuntos en los próximos meses.

Mora se ha dirigido a Núñez para indicarle que "su tiempo se acaba", y ha manifestado sus "dudas" que vaya a acabar la legislatura como presidente del PP.

Mientras, a la presidenta del grupo parlamentario de Ciudadanos le ha agradecido su comportamiento "ejemplar" durante el debate, en el que considera ha estado "crítica y constructiva", y que sus propuestas de resolución "tienen muchos aspectos positivos" que se pueden acordar en las próximas normativas, incluidos los presupuestos para 2022.

No obstante, el presidente del grupo parlamentario socialista ha dedicado buena parte de su discurso a Núñez, al que ha criticado que sus salidas del salón de plenos cada vez que el PSOE presentaba una propuesta. Algo que no ha pasado desapercibido durante la sesión, y que ha llevado a algún diputado a acompañar la salida del diputado del PP de la sala con un "hasta luego, amigo Paco".

Asimismo les ha exigido explicar a los ciudadanos cómo llevarían a cabo todas las iniciativas presentadas en el debate "si van acompañadas de una espectacular bajada de impuestos que no se la salta un buitre", ha considerado, acusando así a los populares de "engañar". Del mismo modo ha augurado que no gobernará la región en 2023, una máxima que se han afanado en repetir hasta la saciedad los parlamentarios del PP.

ALABANZAS AL LÍDER

Por su parte desde el grupo popular se acusaba a los socialistas de haberles "copiado" el 90 por ciento de las medidas -aunque en la votación se han posicionado en contra de dos de las siete resoluciones-, lo que a su entender refleja el "aburrimiento" del presidente García-Page, cuya intervención durante la primera sesión del debate han calificado como "charlotada" en vez de un discurso.

La encargada de esta última embestida en el debate contra el presidente regional era la portavoz de los populares en las Cortes, Lola Merino, quien criticaba que García-Page no hubiera seguido esta segunda sesión del debate en la sede del Parlamento.

Asimismo ha asegurado haber sentido "vergüenza ajena" durante la intervención del presidente regional, "un monólogo más propio del Club de la Comedia que de un debate sobre el estado de la región", ha apostillado.

Ha criticado así la "frivolidad" con la que según la diputada popular intervino Page, ofreciendo "un espectáculo indecente", un discurso "más propio de una barra de bar, con chistes y chascarrillos sin gracia", que según ella hizo de los invitados se fueran antes de que finalizara la primera intervención.

Por otra parte, la portavoz del PP ha criticado a García-Page por no haber cumplido con algunos de los compromisos adquiridos, como la construcción de centros de salud o los planes especiales para Almadén o Talavera.

En su opinión "el único compromiso" que tiene previsto cumplir Page es el adquirido con la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, con la que habría comprometido aumentar el número de diputados en las Cortes regionales de los 33 actuales "a 50 o 55", ha señalado Merino, lo cual implicaría una reforma del Estatuto de Autonomía y de la ley electoral.

Algo para lo que "no va a estar" el PP, ha asegurado la portavoz de los populares, ya que lo que ofrece su presidente, Paco Núñez, es negociar un nuevo Estatuto "que blinde la sanidad, la educación y el bienestar social, adaptándolo a los tiempos".

Una intervención en la que Merino además de arremeter contra el jefe del Ejecutivo autonómico, también ha dedicado buena parte del tiempo a deshacerse en elogios hacia el presidente de su partido a nivel regional -como si en plena campaña electoral se encontrase y que a Mora le ha parecido de "pelotillas"- al que ha calificado como "incansable, humilde y cercano", frente a un García-Page que asegura está "cansado, agotado, aburrido y en retirada".

Un mantra que previamente habían repetido todos los diputados del PP que han subido a la tribuna de oradores en esta segunda sesión del debate sobre el estado de la región, a los que ya marcaba ayer Núñez la pauta a seguir.

EL "ESPECTÁCULO" DE LOS VIEJOS PARTIDOS

Por su parte para la presidenta del grupo parlamentario Ciudadanos, Carmen Picazo, este debate sobre el estado de la región ha mostrado "a un Page encantado de conocerse y a un Núñez ausente y sin proyecto".

Para la diputada de la formación naranja estas dos jornadas han sido "muy decepcionantes" y ha lamentado que este "espectáculo de los viejos partidos" sea lo normal.

Picazo considera que "no es normal" la "euforia" del Gobierno regional, de su presidente y del PSOE cuando cuando Castilla-La Mancha sufre aún los efectos de la pandemia de la covid-19, "ocupa los peores puestos en España" en educación, sanidad, empleo, ciencia o investigación y está "pésimamente financiada".

Pero además, ha calificado como "desolador" que el presidente del PP, Paco Núñez, "quien se dice líder de la oposición", no sea capaz de ser "esa alternativa a la altura de lo que merece esta región".

Y es que para la presidenta del grupo parlamentario Ciudadanos lo que merece Castilla-La Mancha es un cambio "a mejor, no a peor", con una visión "moderna e innovadora", con "ambición" para afrontar los grandes retos de futuro como son la digitalización, la economía verde y los nuevos derechos. Algo para lo que ha abogado por el "encuentro", ya que "la respuesta no está en los extremos" ni en el "sectarismo" de los últimos 40 años.