Francisco Cerro comunicándose con los fieles. Foto: ARCHIDIÓCESIS DE TOLEDO

TOLEDO.- La Iglesia toledana busca "reparar el pecado" de haber permitido el rodaje del sensual videoclip de C. Tangana y Nathy Peluso en el interior de la Catedral Primada. Una decisión polémica que no solo hizo muestra de la doble moral del clero, fervorosamente crítico en el pasado con otras expresiones culturales, sino también de las diferencias entre el deán y el arzobispo, visibilizadas a través de un cruce de comunicados.

El primado de España, Francisco Cerro, ha convocado al conjunto de la Iglesia a la apertura de la fase diocesana en próximo 17 de octubre, en el marco del XVI sínodo de los obispos. Evento que "a raíz de los acontecimientos recientes", quiere unir a una invitación a la "conversión, reparación por los pecados y purificación".

Publicidad

Un proceso de gracia y "renovación interior" en el que sacerdotes, consagrados y fieles laicos tratarán de reconciliarse con la deidad cristiana a través del "acto penitencial de la misa". El arzobispo, quien busca así consolidar los planteamientos de siempre, ha señalado en un comunicado que el sínodo tiene como objetivo "fortalecer la identidad y misión de la Iglesia".

Este viernes, cuando se publicó el provocador vídeo musical, el primado afirmó que "desconocía absolutamente" la existencia del proyecto, el contenido del mismo y el el resultado final. Todo ello a pesar de que la catedral se encuentra a unos pasos del Palacio Arzobispal y de que varios medios habían publicado la presencia del madrileño y la argentina en las inmediaciones del templo.

Además, lamentó "profundamente" los hechos consagrados, desaprobando las imágenes y pidiendo perdón a la comunidad católica, la cual "se ha sentido justamente herida por el uso indebido de un lugar sagrado".