Placas de la calle de la Tierra Blanca, afectada por el auto judicial. PERIÓDICOCLM

ALBACETE.- La Justicia pone objeciones al cumplimiento de la memoria histórica en La Roda. El Juzgado número 2 de lo Contencioso Administrativo de Albacete ha dictado la suspensión cautelar del cambio de denominación de seis calles de la localidad que hasta el pasado mes de diciembre contaban con nombres impuestos durante la dictadura franquista.

Las vías afectadas por la decisión judicial son la avenida Felipe VI, anteriormente denominada calle Mártires; la calle del Voluntariado, que antes hacía referencia a la batalla de Belchite; la calle Doctor Manuel Perucho, otrora Santa María de la Cabeza; la calle dedicada a Emilia Pardo Bazán, antes Calvo Sotelo; y la calle Manuel Blanco, hasta el año pasado Alcázar de Toledo.

Publicidad

Sin embargo, no se han incluido en el auto de la jueza las calles Doctora Margarita Salas, Hermanas Salesianas del Sagrado Corazón de Jesús, Comadrona Carmen Salvador ni la calle Ángel Viñas; que antes del cambio realizado por la Corporación municipal tenían los nombres del General Mola, General Moscardó, General Dávila y García Morato.

Las medidas cautelares habían sido solicitadas por la Asociación Manchega de Amigos de la Historia, que el Ayuntamiento ha confirmado que no es de La Roda. Por su parte, la agrupación local del Partido Popular también había pedido medidas similares en otro juzgado, que actualmente se encuentran pendientes de resolución.

Desde el equipo de Gobierno han anunciado que se presentará un recurso contra el auto, aunque han insistido en que la magistrada "no ha entrado en el fondo del asunto", que no es otro que el cumplimiento de la Ley 52/2007 de Memoria Histórica.

En rueda de prensa, los ediles socialistas Ana Isabel Estarlich y Alberto Iglesias han explicado que la jueza que ha dictado el auto "no indica que una calle tenga que llamarse de una forma u otra, sino que decreta una suspensión cautelar de la medida".

Han defendido que "los nuevos nombres buscan unir antes que separar", al hacer referencia a personas ilustres del pueblo, a figuras de la cultura y la investigación en nuestro país e incluso al jefe del Estado. "El PP está en contra de ponerle una calle a Felipe VI", han apostillado los socialistas.

Recuerdan además que los certificados de concordancia son gratuitos en el consistorio, así como la renovación de buena parte de los documentos oficiales y continúa vigente el período de un año prorrogado para que "el cambio del nombre no fuera precipitado".

Por otro lado, han criticado que el Partido Popular también haya recurrido el cambio en el callejero cuando fue un alcalde de su propia formación, Vicente Aroca, el que solicitó en la anterior legislatura un informe al Instituto de Estudios Albacetenses para saber qué vías incumplían la Ley de Memoria Histórica.

Estarlich ha lamentado que la oposición no asuma los acuerdos adoptados durante las sesiones plenarias, como tampoco hacen con los decretos de Alcaldía, mostrando "una falta de respeto a la actividad del equipo de Gobierno". A su vez, Iglesias ha asegurado que "judicializar la política también es una molestia para los vecinos y supone ralentizar la actividad municipal".

VESTIGIOS DE LA DICTADURA

En el pleno donde se aprobó el cambio en los nombres de las vías públicas también se retiró la medalla de oro concedida a Francisco Franco en 1962, así como el monolito en recuerdo del traslado de los restos de José Antonio Primo de Rivera. El mismo día se acordó iniciar los trámites para la retirada de la placa conmemorativa de los "Caídos por Dios y por España" existente en la iglesia de El Salvador.

En enero del 2020, el pleno del Ayuntamiento resolvió otra de las cuentas pendientes de la localidad con la memoria democrática cuando cambió el nombre del colegio público José Antonio por el de Purificación Escribano.