TOLEDO.- Mirar al firmamento ya no es solo una afición de quienes aman la astronomía sino que se ha convertido en una novedosa forma de hacer turismo que consiste en visitar lugares propicios la para observación de cielos a los que los expertos han dado su aval de calidad por reunir las condiciones perfectas.

Castilla-La Mancha ha decidido apostar por el turismo astronómico o astroturismo con la iniciativa de espacios Starlight, de manera que hasta 207 municipios de la región se han adherido a la iniciativa que cuenta con un espacio específico para su promoción en la Feria Internacional de Turismo (Fitur) 2022 que acoge Madrid desde el 19 al 23 de enero.

Las localidades que se han sumado a este proyecto de destino turístico han tenido que pasar por el examen de expertos de la Unesco, de la Organización Mundial del Turismo (UNWTO) y de la Unión Astronómica Nacional (IAU), que han corroborado que sus cielos tienen las condiciones que se consideran óptimas para su observación, al estar protegidos de la contaminación lumínica e integrados en la naturaleza además de contar con las infraestructuras requeridas para practicar el turismo de estrellas.

Estas condiciones entran a formar parte del patrimonio natural, paisajístico, cultural y científico de estas ubicaciones y consisten en disponer de cielos oscuros, nitidez y transparencia para poder observar el firmamento y un porcentaje de noches despejadas al año.

También han sido objeto de una evaluación turística que incluye la posesión de infraestructuras adecuadas y una programación de actividades vinculadas a la oferta turística.

Los 207 municipios castellanomanchegos están repartidos en cinco parques astronómicos certificados como tal, el de la Serranía de Cuenca, el Valle de Alcudia y Sierra Madrona, la Sierra del Segura, la Sierra de Alcaraz y Campo de Montiel, y el de más reciente incorporación, Cielos de Guadalajara.

Esta nueva ruta turística a disposición de los astrónomos y de quienes disfrutan con la observación del firmamento es una alternativa para el ocio y tiempo libre centrada en la naturaleza y con la característica fundamental de su práctica nocturna.

El recorrido para hacer astroturismo en Castilla-La Mancha puede comenzar en el Parque Natural Serranía de Cuenca y su entorno, con parada y posibilidad de hacer turismo de estrellas en Tragacete, Las Majadas, Huélamo, Uña, Beamud, Valdemeca, Vega del Codorno, Fuentescusa, Fresneda de la Sierra, Poyatos, Castillejo de la Sierra, Arcos de la Sierra, Ribatajada, Portilla, Zarzuela, Villalba de la Sierra, Sotorribas y Mariana.

El Valle de Alcudia y Sierra Madrona, en la provincia de Ciudad Real, es otro de los parques astronómicos de la comunidad autónoma, junto con sus alrededores, con municipios unidos a esta iniciativa como Fuencaliente, Solana del Pino, El Hoyo, San Lorenzo de Calatrava, Mestanza, Hinojosa de Calatrava, Cabezarrubias del Puerto, Brazatortas y Almodóvar del Campo.

En el suroeste de la provincia de Albacete, los cielos más observables son los de la Sierra del Segura y en esta comarca hay asociaciones de turismo local y entidades especializadas en astronomía, sobre todo en los municipios con certificado starlight que son Nerpio, Yeste, Férez, Elche de la Sierra, Ayna, Bogarra y Riópar.

Y en la comarca de la Sierra de Alcaraz y Campo de Montiel se enclava el cuarto parque astronómico de la región, en cuyos municipios adheridos -Ossa de Montiel, El Bonillo, Munera, Lezuza, Balazote, El Robledo, Peñas de San Pedro, Alcaraz, Peñascosa, Vianos y Villapalacios- hay numerosas infraestructuras de uso turístico y empresas de turismo activo que trabajan de manera conjunta para impulsar el turismo de estrellas en esta zona.

Un recorrido que podría terminar en la reserva astronómica que se ha sumado a este proyecto, Cielos de Guadalajara. Un espacio Starlight que abarca las comarcas de la Sierra Norte y Molina-Alto Tajo, con un total de 161 localidades incluidas en este destino, entre las que se encuentran Atienza, Campillo de Ranas, Hiendelaencina, Sigüenza, Molina de Aragón y Peralejos de las Truchas.

Todas estas localidades cuentan con estructuras turísticas que permiten también a los 'astroturistas' pernoctar en los pueblos de Castilla-La Mancha donde una mirada al firmamento es una opción muy plausible a la hora de hacer turismo.

El astroturismo contribuye también así a la revitalización de las zonas rurales, con la atracción de turistas que buscan esta nueva modalidad y aprovechan para conocer la riqueza natural de la zona.

Además del imprescindible entorno natural para realizar este tipo de turismo, los ayuntamientos de estos municipios organizan una agenda vinculada al astroturismo con actividades tales como observaciones de estrellas de manera guiada y didáctica o jornadas de capacitación de monitores astronómicos.

Todo ello para fomentar un turismo diferente en el que Castilla-La Mancha también tiene mucho que decir y mostrar con la mirada puesta en el cielo.