Los sindicatos denuncian que aún son numerosas las agresiones de diversa índole que sufren los docentes. - PEXELS

TOLEDO.- Todos los docentes de los institutos de la provincia de Toledo están llamados a sumarse a la repulsa por la brutal agresión que este martes han sufrido dos profesoras y un educador social del IES La Sisla de Sonseca a manos del padre de un alumno del centro. Para ello, se les invita a concentrarse y guardar un minuto de silencio en sus respectivos centros a la hora del recreo.

Una movilización de los docentes a la que se ha llamado desde la Asociación Nacional de Profesionales de la Enseñanza (ANPE) a través de mensajes a sus afiliados, instándoles a difundir la convocatoria entre sus compañeros y solidarizarse así con las víctimas de la agresión.

En el instituto sonsecano la concentración y el minuto de silencio tendrán lugar a las doce del mediodía, al ser este el horario del recreo.

Cabe recordar que el suceso tenía lugar este martes, poco después de las doce, cuando a la entrada del centro y en presencia de numerosos alumnos, un padre arremetía contra dos profesoras y el educador social propinándoles numerosas patadas y puñetazos.

Una brutal agresión que era presenciada por otros docentes, que rápidamente han intervenido para separar al agresor de sus víctimas, las cuales han tenido que ser atendidas por los sanitarios debido a los golpes que presentaban.

Posteriormente acudían a la Guardia Civil a presentar la correspondiente denuncia, tras lo cual se habría detenido al agresor.

Era el sindicato ANPE el que hacía público lo sucedido, al tiempo que manifestaba su solidaridad con el claustro del centro y exigía a la Consejería de Educación que preste todo el apoyo necesario a los agredidos, "tanto legal como de cualquier otra índole".

Por su parte desde el sindicato STE-CLM se han sumado a la repulsa por lo sucedido y han mostrado igualmente su solidaridad con el claustro del IES La Sisla, y especialmente con las dos docentes y el educador social agredidos.

Una agresión que "se suma a otras agresiones verbales y amenazas sufridas por docentes en los últimos meses en la provincia de Toledo", apostillan.

Desde este sindicato consideran que el protocolo que se sigue en estos casos en los que se ha producido un abuso por parte de alumnos o miembros de su familia hacia un docente mientras que este ejerce sus funciones "es ineficaz y dista mucho de dar respuesta a las necesidades del trabajador que se encuentra en esta lamentable situación".

Insisten en que ni la unidad de atención al profesorado, ni los servicios jurídicos contratados por la Administración para estos casos "dan la cobertura psicológica y jurídica que el profesor necesita".

Es por ello que exigen que la Administración respalde a los docentes que se encuentran en esta situación por ejercer su trabajo "implicándose desde el primer momento, tanto jurídica como humanamente, con los afectados", y asumiendo que la agresión a un docente "es una agresión a toda la comunidad educativa, de la que la Administración también forma parte", apostillan.