Desde la Plataforma ven con preocupación que no desaparece el proyecto del ATC en Villar de Cañas y por ello ven necesario seguir activos.

CUENCA.- La publicación este lunes por parte del Ministerio para la Transición Ecológica del 7º Plan General de Residuos Radiactivos, así como su estudio ambiental estratégico, para someterlo a consulta pública, ha suscitado diversas lecturas en Castilla-La Mancha respecto al futuro del proyecto del almacén temporal centralizado (ATC) de residuos nucleares.

Así, mientras que para el Gobierno regional queda "clarísimo" que se descarta Villar de Cañas como ubicación para el ATC, al considerar que queda fuera de la hoja de ruta presentada por el Ministerio para su evaluación, desde la Plataforma contra el Cementerio Nuclear en Cuenca no lo tienen tan claro.

Y es que, aunque de la primera lectura de los documentos dados a conocer este lunes por el Ministerio observan "aspectos positivos", también concluyen que hay otros "más preocupantes".

Lo señalan así en un comunicado, en el que recuerdan cómo el Gobierno central iniciaba en marzo de 2020 los diferentes procedimientos para la aprobación del 7º Plan General de Residuos Radiactivos, abriendo en junio de ese mismo año el periodo de sugerencias previas al Documento de Inicio Estratégico (DIE), al cual desde la Plataforma se contestó con una serie de sugerencias.

Algunas de las sugerencias registradas por la Plataforma en agosto de 2020 se han incorporado al documento, lo cual ven positivo. Entre ellas se encuentra la posibilidad de contemplar la alternativa de los almacenes temporales en cada central y tener en cuenta, aunque de forma incompleta -precisan-, el impacto del transporte de los residuos.

Sin embargo, entre los aspectos "preocupantes" del documento, señalan el hecho de que se mantenga el ATC como la opción preferida desde el punto de vista ambiental y, especialmente, desde el punto de vista económico, ya que se señala un sobrecoste de la opción sin ATC de 2.124 millones de euros. Un coste adicional que para la Plataforma, sin embargo, "no está suficientemente detallado".

Asimismo señalan cómo la elección de alternativas queda plasmada en una matriz multicriterio, en la que la opción con ATC obtiene 19,30 puntos, mientras que la alternativa con siete almacenes temporales descentralizados (ATD) en las centrales nucleares tiene asignados 28,32 puntos. Y aunque pudiera parecer que la opción con ATC es la menos valorada, desde la Plataforma subrayan que según la metodología aplicada "la opción con menos puntos es la preferida".

Por otra parte, explican en su comunicado que si finalmente hay ATC y se mantiene el calendario propuesto (inicio de la construcción en 2023 y del funcionamiento en 2030), "la única posibilidad sería que el ATC se ubique en Villar de Cañas".

En este sentido recuerdan que actualmente el procedimiento administrativo para el licenciamiento del ATC de Villar de Cañas "está suspendido, pero no cerrado". Y es que, insisten, "solo precisa de dos informes: el ok del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), que se paró cuando se había realizado el 98 por ciento de los trabajos, y la declaración de impacto ambiental por parte del Ministerio para la Transición Ecológica, también ya muy avanzada".

Por ello, el portavoz de la Plataforma contra el Cementerio Nuclear en Cuenca, Carlos Villeta, subraya que se mantiene la preocupación, puesto que "el ATC de Villar de Cañas no desaparece de los planes después de tanto tiempo". Por ello, continúa, "debemos seguir activos" y ya anuncia que el colectivo presentará unas alegaciones "lo más completas posibles" para intentar que "se acabe de una vez por todas este sinsentido".

El plazo para la presentación de alegaciones se abre este martes y concluirá el próximo 16 de junio.