Las medidas pretenden hacer frente a la despoblación a través del fomento de la contratación indefinida.

TOLEDO.- El Gobierno de España favorecerá el empleo indefinido en las tres provincias con menor densidad de población -Soria, Teruel y Cuenca-, reduciendo las cotizaciones empresariales en los contratos indefinidos existentes y en los nuevos de este tipo que se firmen. Una fiscalidad diferenciada para estos territorios que ya estaba sobre la mesa desde hace tiempo, pero seguía pendiente de desarrollo.

Una medida sobre la que ha informado el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados para dar cuenta de las medidas económicas y sociales adoptadas ante la crisis provocada por la guerra en Ucrania e informar sobre el reunión del último Consejo Europeo. Medidas cuyo objetivo es "fortalecer el tejido productivo creando nuevas oportunidades en estos municipios".

En este sentido, Sánchez ha señalado que se trata de "garantizar empleos dignos, servicios públicos de calidad en todo el territorio", una apuesta y compromiso del Gobierno de España ante un fenómeno como el de la despoblación, que "no es irreversible ni un problema sin solución", ha precisado.

Las tres provincias, que fueron incluidas por la Comisión Europea en el nuevo mapa de ayudas de finalidad regional, tendrán una reducción de las cotizaciones empresariales en los contratos indefinidos, tanto en los ya existentes como en los nuevos.

Un anuncio que ha sido aplaudido por el Gobierno regional, tras ver atendida la petición planteada en su día por Castilla y León, Castilla-La Mancha y Aragón al respecto, tal y como ha recordado durante la inauguración de una residencia de mayores en Villacañas (Toledo), el presidente autonómico, Emiliano García-Page.

Así, ha recordado cómo hace algo más de un año los presidentes de las tres comunidades autónomas se juntaron para "pelear tozudamente" y convencer a Europa de que "nos aplicaran la exención fiscal". Algo de lo que ya disfrutaban algunas regiones con poca población escandinavas, y a cuyos requisitos objetivos respondían también estas tres provincias españolas.

En este sentido, cabe recordar la reunión a tres bandas celebrada en mayo de 2021 en Albarracín (Teruel), donde García-Page, junto a Javier Lambán y Alfonso Fernández Mañueco, reclamaban al Gobierno central un grupo de trabajo "con calendario cerrado y presupuesto" para que estas áreas, reconocidas como 'poco pobladas' por Europa y sus zonas adyacentes, pudieran comenzar a recibir las subvenciones y exenciones previstas.

Para García-Page el saber que Cuenca, junto a Teruel y Soria, va a contar con este "estímulo fiscal" constituye un buen pretexto para que se puedan instalar empresas, para crecer y con ello ayudar al conjunto de los servicios públicos.

Medidas a las que se quiere que se puedan sumar "zonas adyacentes a la provincia de Cuenca", que cuentan también con el mismo problema de despoblación, de modo que "la frontera administrativa no signifique una barrera fiscal". Una petición sobre la que va a insistir el Ejecutivo castellanomanchego, tal y como ha planteado Page, que afecta "fundamentalmente a Guadalajara" y que está convencido que también se va a conseguir.

Y es que estas ayudas al funcionamiento -como se las ha denominado, se concretarán en una reducción a las cotizaciones de contingencias comunes de la Seguridad Social, siendo de un 5 por ciento en el caso de los contratos indefinidos ya existentes en cualquier punto de la provincia. Por su parte, para las nuevas contrataciones indefinidas, la bonificación se elevará al 15 por ciento de los municipios de más de 1.000 habitantes, y al 20 por ciento para aquellas empresas con sede social y fiscal en términos municipales por debajo de esa franja de población.