Una gran parte de los ciudadanos de Cabanillas del Campo que votaron en el referéndum votaron en contra de las fiestas taurinas. En total, del 10,5% de los habitantes que votaron en la votación popular en el que se debatía el modelo de los festejos del municipio, un 58% mostró su rechazo a las festividades taurinas.

Después de que se publicaran los resultados del referéndum del viernes, los tres partidos políticos que promovieron la consulta se reunieron para deliberar sobre cómo trasladar los resultados a las fiestas del municipio, que se celebran en julio. El equipo de Gobierno, formado por el PSOE e Izquierda Unida, concluyó que, con la baja participación, inferior al 25% vinculante, “impide eliminar los festejos taurinos por completo”.

Por ello, el equipo de Gobierno pretende "amoldar las fiestas a la opinión recogida", por lo que la opción elegida ha sido la de "reducir de modo considerable la partida presupuestaria que se destina a estos festejos".

De esta forma, el Ayuntamiento ha optado por suprimir aquellos festejos taurinos que suponen un exceso de crueldad para el animal, como pueden ser las corridas de toros o las novilladas. No obstante, se mantendrán algunos de los espectáculos taurinos que el Consistorio considera como “no cruentos”, como una suelta de vaquillas, el torneo de recortadores, o un espectáculo del tipo 'Grand Prix'".

Publicidad

Igualmente, los partidos presentes en el Consistorio han acordado amortizar el costo de la instalación de la plaza portátil programando otro tipo de actos que no estén relacionados con la tauromaquia, como espectáculos ecuestres o pruebas de trial.

No obstante, no todos los partidos han estado de acuerdo con la decisión del equipo de Gobierno. La agrupación de unidad popular, Vecinos por Cabanillas, que apoyó la consulta junto con el PSOE e IU, mostró su discrepancia con esta decisión, ya que considera que los festejos taurinos se deben eliminar por completo.