CUENCA.- La localidad conquense de La Alberca de Záncara vuelve a tener en sus calles al general Millán Astray, fundador de la Legión. Denominación de una de ellas que había cambiado hace unos meses atendiendo a lo establecido en la ley de Memoria Histórica, una decisión sobre la que ahora ha dado marcha atrás para evitar un posible pleito por parte de la Asociación de Defensores de Millán Astray, que ya ha actuado contra otros consistorios como los de Madrid y Cartagena. 

Así lo acordaba por unanimidad el pleno municipal el pasado día 7, y así se refleja en el anuncio publicado este viernes en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) de Cuenca, en el que se da cuenta de la modificación del nombre de la calle Alta, que pasa a denominarse nuevamente Millán Astray.  

Un nombre que había sido eliminado del callejero local hace unos meses, junto a los de los generales Mola y Sanjurjo, todos ellos vinculados al régimen franquista, pasándose a denominar calle Alta, La Luz y El Sol, tal y como publicaba el BOP el 22 de junio. 

Un cambio en la denominación de las calles que fue acordada por el pleno municipal en su reunión del pasado 2 de marzo, atendiendo la solicitud planteada por el senador de Compromís Carles Mulet García, en relación a las calles de la localidad que hacían referencia a la Guerra Civil y que a su juicio vulneraban lo previsto en la ley 52/2007 de 26 de diciembre de Memoria Histórica. 

Publicidad

Solicitud ante la que el alcalde, el popular Francisco Julián Quilez, trasladaba al pleno una propuesta para cambiar el nombre de las calles dedicadas a Millán Astray, General Sanjurjo y General Mola. Planteamiento ante el que el Grupo Municipal Socialista proponía la realización de una consulta a los vecinos antes de realizar la modificación, propuesta que no fue atendida y llevó a una votación en la que los socialistas se opusieron al cambio. 

Sin embargo los cuatro votos de sus ediles no fueron suficientes para parar la modificación de nombre de las calles propuesta por el alcalde, ya que tanto los cuatro miembros del Grupo Popular como el edil de Ciudadanos votaron a favor de la misma, quedando así aprobada por mayoría absoluta. 

Ahora, tan solo seis meses después de aquella decisión, el Consistorio de La Alberca de Záncara ha decidido dar marcha atrás en una de las modificaciones. Un cambio de idea que responde al recurso interpuesto por la Asociación de Defensores de Millán Astray, desde la que aseguran que fundó la Legión y era general antes de la Guerra Civil, por lo que -según su versión- queda al margen de la ley de Memoria Histórica. 

Recursos similares ya fueron presentados en ciudades como Madrid o Cartagena, los cuales han ganado, por lo que esta pequeña localidad conquense prefiere evitar el tener que hacer frente a un proceso judicial, aunque ello suponga tener que dar marcha atrás en un acuerdo plenario. 

Han cedido así a la presión de este colectivo, que el pasado mes de mayo veía como el Juzgado de lo Contencioso número 7 de Madrid anulaba la retirada de la calle General Millán Astray tras el recurso contencioso-administrativo interpuesto por la plataforma que defiende su figura. Una redenominación de la calle situada en el distrito de La Latina, que el juez encontraba “no ajustado a derecho”. En su argumentación, señalaba que no existen pruebas suficientes que ratifiquen que Millán Astray participara en la sublevación militar del 36, “ni que tuviera participación alguna en las acciones bélicas durante la Guerra Civil, ni en la represión de la Dictadura”. El tribunal hacía suyo así el argumento esgrimido por los colectivos de exlegionarios, como es la Plataforma Patriótica Millán Astray, desde los que se defiende que el fundador de la Legión “no era franquista”. 

Además de su sonado enfrentamiento con el Gobierno de Manuela Carmena en Madrid, este colectivo ha sido protagonista también en los últimos meses llevando a los tribunales al Gran Wyoming, por considerar que el presentador de ‘El Intermedio’ había “vertido mentiras” en contra del militar franquista y de “otros veteranos”. 

Antes, en mayo, la Plataforma ‘advertía’ al director de cine Alejandro Amenábar que no le iban a pasar “ni una”, exigiéndole mediante un burofax que la película ‘Mientras dure la guerra’ cuyo rodaje comenzaba entonces, mostrara “la verdad conocida de lo que sucedió entre el general Millán Astray y Unamuno en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca, el día 12 de octubre de 1936”, ante la preocupación de que el director persistiera ”en los viejos topicazos contra el fundador de la legión”. 

Y es que, según la Plataforma, Millán Astray nunca habría dicho “¡Viva la muerte!” y “¡Muera la inteligencia!” delante de Unamuno en el paraninfo universitario, frases que atribuyen a una “burda propaganda frentepopulista” inventada -según ellos- por un periodista exiliado en Londres en 1941. 

Un ‘aviso’ ante el que Amenábar respondió señalando que no tenía intención de cambiar su plan de rodaje. 

Una película que también está en el fondo de la última demanda anunciada por el colectivo, en este caso contra el Ministerio de Cultura, por no facilitar información sobre las subvenciones públicas dedicadas a su realización. Documentación que solicitaban para emprender acciones judiciales contra el director de cine al considerar que en su nueva producción “se difamará a la figura del general Millán Astray”. 

TAMBIÉN FUENSALIDA SE RESISTE 

Pero el caso de La Alberca de Záncara no es el único en Castilla-La Mancha, puesto que también hay otra localidad, en este caso en la provincia de Toledo, que conserva en su callejero una vía dedicada al fundador de la Legión.  

Se trata Fuensalida, una localidad con casi 11.000 habitantes y que a día de hoy sigue conservando 17 calles ‘franquistas’, también una dedicada a Millán-Astray. Nombres que desde su Ayuntamiento, presidido por el PP desde el año 1983, no tienen intención de modificar hasta que no haya sentencia judicial firme al respecto. Siguen así a la espera de una resolución por parte del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Toledo, en el que el Consistorio tiene pendiente una demanda por la que se le reclama el cumplimiento de la ley de Memoria Histórica y la retirada de todos los nombres de las calles que exalten la dictadura.