Se cumple un año del primer caso de covid-19 confirmado en la región.

TOLEDO.- Castilla-La Mancha confirmaba su primer caso positivo por coronavirus hace un año. Hoy, doce meses después, son ya 170.865 los contagios que deja la pandemia de covid-19 en la región, mientras que los fallecidos suman ya 5.683.

Lejos queda ya aquel 1 de marzo de 2020, cuando desde la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad se confirmaba la presencia del coronavirus en la región. Se registraba el primer caso positivo, el de un hombre de 62 años que se encontraba ingresado en el Hospital Universitario de Guadalajara.

Publicidad

Daba así sus primeros pasos la expansión de la pandemia por territorio castellanomanchego, que en menos de dos semanas se cobraba también su primera víctima mortal, una mujer de 82 años en la provincia de Albacete.

Suman así ya 365 días en los que se han vivido momentos especialmente críticos, como el 10 de abril de 2020, en el que fueron 109 las muertes por covid notificadas en una sola jornada, o más recientemente el 15 de enero, cuando la 'factura' de la Navidad dejaba un récord de nuevos contagios en 24 horas, con 3.009 positivos confirmados. 

Una situación que daba paso a un nuevo incremento de las restricciones tras la relajación navideña y sus consecuencias, haciendo que el día 18 el Gobierno regional decretara medidas de nivel 3 reforzado para todo el territorio autonómico.

Una decisión que se ha demostrado acertada para doblegar la curva de esta tercera ola, que ya parece estar dando sus últimos coletazos.

Sin embargo en esta lucha sin cuartel por vencer al virus que se extiende ya un año, es demasiado alto las vidas que se ha llevado por delante. En Castilla-La Mancha, según los datos oficiales, son ya 5.483 los fallecidos que deja esta pandemia, de los cuales más de 2.000 en centros sociosanitarios.

Y aunque los datos diarios son más esperanzadores que hace tan solo unas semanas, todavía siguen produciéndose muertes a causa de la covid-19. Este fin de semana, según los últimos datos publicados por Sanidad, 18 personas han muerto en la región a causa del coronavirus.

El primer fin de semana completo tras haberse rebajado a nivel 2 las restricciones en casi toda la región, en el que se han confirmado un total de 426 positivos en tres días.

Se suman así al total de 170.865 casos desde el inicio de la pandemia, de los cuales cerca de 62.000 se han registrado en la provincia de Toledo, seguida por Ciudad Real con más de 42.500 positivos.

Aunque también han tenido sus momentos álgidos a lo largo de estos meses, mucho menor ha sido la incidencia en las tres provincias restantes, con 27.645 casos en Albacete, 20.725 en Guadalajara y no llegan a 18.000 los positivos confirmados en Cuenca.

Pero si bajan los positivos también lo hacen las hospitalizaciones, de modo que en estos momentos son menos de 250 los pacientes covid hospitalizados en cama convencional. Un dato radicalmente distinto al que se registraba el 1 de abril de 2020, cuando eran 3.230 las personas hospitalizadas con diagnóstico positivo.

Tampoco es el mejor dato y siguen quedando lejos los datos a 31 de julio, cuando las hospitalizaciones en cama convencional apenas superaban la treintena, aunque sí son ya la mitad que las que se registraban en la prenavidad.

En lo que respecta a los ingresos en UCI, el número de pacientes sigue siendo aún mayor que antes de la Navidad. Según los últimos datos son 109 las personas ingresadas en UCI que precisan respirador, mientras que el 21 de diciembre eran 61.

Datos que son el reflejo de lo vivido en este último año en el que ante determinadas situaciones ha sido necesario inclinar la balanza del lado de la salud y la vida, a pesar de los intentos de mantener en la medida de lo posible -y hasta donde las recomendaciones de los especialistas permitían- un equilibrio cierto equilibrio con la actividad económica.

Una carrera de fondo en la que el comienzo de la vacunación marcaba un hito importante. Era el 28 de diciembre, precisamente en Castilla-La Mancha, cuando de forma oficial se daba el pistoletazo de salida a la vacunación en España. Araceli Hidalgo, de 96 años y usuaria de la residencia 'Los Olmos' de Guadalajara, se convertía en la primera persona en el país en recibir la primera dosis de la esperada y ansiada vacuna.

Desde entonces ya son miles de dosis las que se han administrado, también por miles se cuentan en la región quienes han completado ya la pauta de la vacuna, abriendo así una ventana a la esperanza en esta extenuante travesía.

Un intento de reequilibrar la balanza en el que esta semana previsiblemente se darán nuevos pasos en Castilla-La Mancha, con una nueva modulación de las restricciones. Entre ellas, tal y como se ha avanzado, retrasar el inicio del toque de queda hasta las doce de la noche, aunque por el momento la apertura de la comunidad autónoma sigue condicionada a los datos y la evolución de la vecina madrileña.