Bisbal junto a la presidenta del Senado, la socialista Pilar Llop. MARÍA BISBAL

TOLEDO.- El arte ayuda a expresar sentimientos, echar afuera ansiedades, activar la concentración e imaginar soluciones. "Queriendo expresar a través del dibujo o la pintura, pierdes la noción del tiempo; y creo que eso ha sido muy positivo para muchas personas" en esta pandemia, afirma la pintora María Bisbal.

Coincidiendo con el Día Mundial del Arte, que la Unesco proclamó en noviembre de 2019 y se ha fijado para cada 15 de abril, hemos conversado con María Bisbal (Valencia, 1983) sobre cómo el arte puede ayudar en este momento de pandemia y sobre su experiencia personal.

Publicidad

Bisbal reside y trabaja en Madrid y hasta el 2 de mayo expone cinco dibujos y dos pinturas de gran formato, que son retratos de parejas y desnudos de mujeres, en Toledo, invitada por la asociación A Hueso y el Consorcio de Toledo.

Como artista, ha pintado retratos como los de Darío Villanueva para la Real Academia Española, del consejero de Estado Francisco Rubio Llorente, el candidato socialista a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo; Luis Jiménez de Azúa, Landelino Lavilla y Luis Díez-Picazo, de la Real Academia de Jurisprudencia; el ex alcalde de Madrid Alberto Ruiz Gallardón o particulares como la presidenta del Senado, Pilar Llop.

"Yo creo que el arte activa a nivel emocional, ayuda a expresar nuestros sentimientos", ya sea a través del dibujo, la pintura o la música, afirma, y en esta situación de pandemia "muchas personas han tenido necesidad de transmitir y echar para afuera todas esas ansiedades".

Lo que está sucediendo en esta época es que muchas personas comparten esa forma de expresarse mediante el arte con los demás "y eso ayuda a no sentirse solo, a no sentirse enclaustrado cada uno en su confinamiento".

Ese compartir está siendo "clave", reflexiona, como también lo es el "reto para uno mismo" que supone, por ejemplo, dibujar: "el decir yo quiero hacer esto, voy a llegar a hacer esto, es un reto intelectual y además se te va el tiempo".

De esta forma, "queriendo expresar a través del dibujo o la pintura, pierdes la noción del tiempo; y creo que eso ha sido muy positivo para muchas personas", porque se activa la concentración y ayuda a "entender el mundo", dice Bisbal citando a John Berger cuando sostiene que el dibujo es una manera de entender lo que tienes alrededor.

María Bisbal explica que "el arte es un poco incontrolable, igual que las palabras", ya que "nosotros tenemos un pensamiento y cuando lo soltamos aparecen cosas que no habíamos razonado y que están en ese imaginario que, además, es super positivo porque imaginar es lo que nos da expectativas y esperanza".

Bisbal pintando un retrato del estadista británico Wiston Churchill. MARÍA BISBAL

También tiene aplicación en la pandemia, ya que "imaginar cómo vamos a hacer las cosas, cómo vamos a solucionar esto y plasmarlo, sí que ayuda. Y ha sido algo que ha salido (de forma) muy natural".

María pinta desde muy pequeña. A los 5 años ya iba a clases de pintura y para ella pintar ha sido "un espacio de seguridad y de confort, de sentirme bien".

Echando la mirada atrás, comenta que pintar ha sido una ayuda en momentos de horizontes complicados, por ejemplo, cuando trabajaba de camarera y llegaba a casa "tardísimo y super super cansada" pero lo que hacía era ponerse a pintar cuadros.

En aquellos momento utilizaba lacas de bombilla, recuerda, y hacía chorretones con colores "muy fuertes, muy agresivos" porque "era lo que necesitaba, desfogarme por no poder estar trabajando y viviendo de lo que quería sino de otra cosa, y tener que dedicar el tiempo a eso".

Ahora ve que aquello "me hizo continuar al pie del cañón, y estar bien preparada para cuando tuviera mi oportunidad de dedicarme profesionalmente".

La exposición de dibujos y pinturas que tiene en la Cámara Bufa de Toledo (Convento de las Concepcionistas) también tiene que ver, en cierto modo, con la pandemia. La artista seleccionó imágenes sacadas de sesiones de fotos que ha realizado en los últimos diez años, pero lo que escogió "tiene que ver con ese deseo que tiene la sociedad de poder encontrarse y abrazarse y estar cerca".

Es lo que se ve en los dibujos de dos amigas, que son pareja, y en los cuales aborda un tema que interesa "mucho" a Bisbal: el desnudo femenino. Pero no solo como investigación del desnudo femenino en la historia del arte, sino desde el planteamiento de pintar desnudos femeninos con nuevos cánones.

Esta mirada actual del desnudo femenino también lo lleva al retrato. En su opinión, es "imprescindible" una visión contemporánea porque "repetir lo que ya está hecho no sirve, no sirve para el público, que no es el mismo, y no sirve para la historia del arte".